Frases tristes de amor

Ordenar por:
Frases tristes de amor
Que todo lo difícil del invierno forje en tu corazón una pasión hacía ti mismo que supere a cualquier amor de verano posible.
Me sentí triste por amarte de la forma en que lo hice, por entregarte algo que jamás tendrás valor de apreciar y por tener que ver como malgastabas todo el amor que te di.
Cuando era joven solía pronunciar "te quieros" sin pensarlo demasiado. Ahora medito tanto estas palabras que a menudo las pronuncio cuando ya es demasiado tarde.
Una de las historias de amor más tristes es la que acaba con dos personas pensando cómo han podido estar juntas.
El amor que mueve montañas tiene un lado oscuro que cuando se muestra puede herir hasta a la persona más dura.
El amor, a veces, nos paraliza hasta tal punto, que no somos capaces de verbalizar nuestros sentimientos por miedo a que resulten heridos.
La tristeza de un amor perdido es como un árbol caducifolio, siempre vuelve a resurgir y a perder sus hojas después de cada primavera.
Tus ojos hablan de desamor, de despedida y dolor, por lo que te daré la mano para que inicies un nuevo camino, no es más que un acto de caridad hacia tu renacimiento como alma.
Amar con miedo no es amar, es depender.
No hay mayor esclavitud que la impuesta por uno mismo. Si vives siempre al borde de un precipicio quizás no debieras llamarle amor, sino miedo.
Amor es fuego que arde sin arder; una herida que duele sin lamento, un gran contentamiento sin contento; un dolor que maltrata sin doler.
Aunque al suceder cueste imaginarlo, lo único que no se recupera tras una dolorosa ruptura es el tiempo perdido.
Aún después de tanto tiempo, me sigo preguntando cómo pude amarte y eso sólo puede ser una prueba clara de que en ocasiones, también nos enamoramos de espejismos.
Me enamoré de lo que creía que eras y no de lo que realmente fuiste. Error que aún sigo pagando temiendo constantemente amar el reflejo de mis ideas y no la propia realidad.
Amar es comprar desprecios con lamentos; miradas de desdén con suspiros de dolor; es cambiar por un instante de placer veinte noches de ansiedades y desvelos. Si se triunfa, cara cuesta la victoria. Si se nos engaña, sólo conservamos desastres. ¿Qué queda, pues, del amor? Una tontería conseguida a fuerza de ingenio, o un ingenio vencido por la tontería o la locura.
Si en algún momento algo bueno te di, quédate con eso y aléjate de mí, pues no hay ahora mismo en mi interior ni un solo sentimiento positivo que te pueda dar.
Amor e infierno todo es uno mismo.
Me miro al espejo y todo lo veo gris y negro a mí alrededor. Ser feliz sin ti es una utopía que no llega.
Cuando no hay nada que puedas hacer para recuperar lo perdido, el vacío se convierte en abismo.
Soy un cuerpo sin alma que vende su corazón roto porque ahora que te has ido ya no funcionará para hacerme seguir viviendo con alegría sin ti.