Frases de amor

Ordenar por:
Frases de amor
La mayoría de esposos me recuerdan a un orangután que intenta tocar el violín.
El verdadero amor es eterno, infinito. El aspecto puede cambiar, pero no la esencia. Es equilibrado y puro, sin manifestaciones violentas: se tiene los cabellos blancos y se es siempre joven en el corazón.
Estar celoso es el súmmum del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad.
Un hombre no debería casarse sin haber estudiado anatomía y haber diseccionado, por lo menos, a una mujer.
En todos sitios, antes de juzgar a un hombre, la gente escucha lo que de él piensa su mujer.
Si el amor es la primera entre las pasiones es porque halaga a todas las demás.
El amor es un poema enteramente personal.
El amor es la poesía de los sentidos.
Lo verdaderamente mágico del primer amor es la absoluta ignorancia de que alguna vez ha de terminar.
Las mujeres abandonadas son las que simplemente aman; las conservadas son las que saben amar.
Puede uno amar sin ser feliz; puede uno ser feliz sin amar; pero amar y ser feliz es algo prodigioso.
El amor es la eterna historia del juguete que los hombres creen recibir y del tesoro que las mujeres creen dar.
Cuando un hombre dice a una mujer que la ama, ella, por poco sólidas que le parezcan las bases de este sentimiento, sin razonarlo, se siente impulsada a tomarlo por verdadero, lo cree siempre.
El amor no es sólo un sentimiento, es también un arte.
El matrimonio es un combate a ultranza, antes del cual los esposos piden la bendición de Dios, porque amarse para siempre es la más temeraria de las empresas.
El matrimonio debe combatir sin tregua un monstruo que todo lo devora: la costumbre.
Yo soy tan buen amante porque practico mucho a solas.
Algunos matrimonios acaban bien, otros duran toda la vida.
Mi mujer y yo estuvimos sopesando durante un tiempo la posibilidad de irnos de vacaciones o divorciarnos. Decidimos que un viaje a las Bermudas es algo que pasa en dos semanas, pero que un divorcio es algo que siempre tienes.
Ser bisexual duplica las posibilidades de tener una cita un sábado por la noche.