Frases de amor

Ordenar por:
Frases de amor
Cuando se ama no tenemos ninguna necesidad de entender lo que suced, porque todo pasa a suceder dentro de nosotros.
El amor no está en el otro, está dentro de nosotros mismos; nosotros lo despertamos. Pero para que despierte necesitamos del otro.
Nunca pierdas tu valor con una persona que no sabe lo que tiene, si tú sabes lo que vales busca lo que mereces.
La justicia absoluta es imposible, como también resultan imposibles el odio o el amor eterno. Por ello, hay que volver a la razón.
La amistad puede convertirse en amor. El amor en amistad. . . Nunca.
No ser amado es una simple desventura. La verdadera desgracia es no saber amar.
Ofrecer amistad al que pide amor es como dar pan al que muere de sed.
Para ser amado, sé amable.
El amor furtivo es tan agradable para una mujer como para un varón: el varón no sabe disimularlo, pero ella lo desea más escondidamente.
Tanto las que acceden como las que rehúsan, gustan de ser solicitadas.
Si el amor lo puede todo, dejemos que nos venza el amor.
Ante el amor todo debe ser sacrificado y la conciencia debe seguirle como cautiva, con las manos atadas a la espalda.
Si quieres casarte bien, despósate con una que se te parezca.
Lo bueno de los años es que curan heridas, lo malo de los besos es que crean adicción.
Este adiós no maquilla un hasta luego, este nunca no esconde un ojalá, esta ceniza no juega con fuego, este ciego no mira para atrás.
Lo peor de la pasión es cuando pasa, cuando al punto final de los finales no le siguen dos puntos suspensivos.
Porque el amor cuando no muere, mata. Porque amores que matan nunca mueren.
El hombre y la mujer han nacido para amarse, pero no para vivir juntos. Los amantes célebres de la historia vivieron siempre separados.
Todos los hombres tienen una mujer en el pensamiento; los casados, además, tienen otra en casa.
El amor es ciego, pero los vecinos no.