Últimas frases publicadas
El amor no puede sobrevivir sin una profunda amistad así como una hoguera sin un buen combustible.
Regala hoy la mejor versión de ti mismo y disfruta del momento. Y como la vida no es otra cosa más que amor, a alguien o a algo, ámales todo lo que puedas.
Cuida como un regalo de la vida a ese amigo que te corrige cuando te equivocas, que está presente cuando algo malo te pasa, que está para bailar, reír y soñar.
Las rupturas son como la estela que dejan los aviones: cuanto más grandes son, más tiempo cuesta que desaparezca la estela y el rastro de su herida.
Dicen que en el mundo todo es cuestión de perspectiva. Y es cierto. Debería estar triste y, sin embargo, me invade la alegría. ¡Qué buena elección la de decirte adiós!
Tengo una sola cosa para regalarte, es frágil, muy tímido, y si lo cuidas, será tuyo para siempre.
Me giré y mis ojos tropezaron torpes con los ojos del que sería el hombre de mi vida.
Los primeros amores suelen tener los encantos de los aparatos dentales, besos que se enganchan para siempre en el hierro del recuerdo.
Ayer sentí que mi vida solo pasaba por ti, que me hacías feliz y que bailábamos nuestra canción hasta que ésta dejaba de existir de tanto repetirla unidos en un vaivén de complicidad que demostraba que estamos hechos el uno para el otro.
El amor a primera vista te corta de repente tu eje de emociones en dos y por un lado te encuentras con esa parte terrenal que te dirá que la vida no se mide en instantes tan cortos como para poder decidir y con la parte emocional que te dirá que hay trenes que solo pasan una vez en la vida.
Me gustaría saber qué pasó, qué hicimos mal y por qué todo esto se acabó cuando aún quedaba amor. Pero ahora ya es tarde y nuestros besos se quedaron en el pasado.
Si vuestro amor ha resistido a un largo periodo de alejamiento, no dudes de ese sentimiento, porque la fortaleza de un corazón que ha amado pacientemente es inquebrantable.
Me gusta recordar ese primer amor muy a menudo, ya que es ese emocionante viaje a lo desconocido al que nos aventuramos sin miedo.
Me dejaste sin aliento, exhausto y sin vida...te has llevado todo mi amor y encima dices que la culpa es mía.
La próxima vez que te vea te voy a comer a besos con la disculpa de que estoy a dieta y no puedo comer sólidos.
Daría más de lo que tengo por volver a verte un instante. Tan sólo ese momento que necesito para ver tu mirada cómplice y saber que sigues estando ahí después de todo.
Un hombre es como una fracción cuyo numerador corresponde a lo que él es, en tanto que el denominador es lo que cree ser. Cuanto mayor es el denominador, tanto más pequeño es el valor de la fracción.
No hay camino trazado que separe mi alma de tu alma.
Mi velocidad cero se multiplica por tu tiempo para anular el espacio que nos separa y así poder amarte en un estado eterno relativo.
No hay amigos que se impliquen tanto como tú y sin embargo con los que yo sienta que no es suficiente. No me sirve porque lo que deseo es que estés a mi lado y un buen día sientas lo mismo que yo y dejes de ser solo mi mejor amigo.