Síguenos en:
Últimas frases publicadas
Ese fuego, esa rabia, cerrar los ojos e intentar no ser tan apasionada. En el fondo sé que no sucedió nada y son los celos los que hablan.

 

Te quiero como jamás pensé que fuera posible querer a nadie. Te amo como si fueras parte de mí misma. Y como parte de mí misma, tu dolor me duele.

 

Soy hombre de pocas palabras, lo sabes, soy hombre introspectivo, lo sabes, soy yo a cada minuto, una existencia dependiente de cada uno de tus latidos.

 

Verte por la calle cruzando de acera para no saludarme, es la experiencia más dolorosa que he tenido en mi vida.

 

No puedo tocarte. Tampoco puedo verte. Pero puedo sentirte con tanta fuerza que me parece que duermes a mi lado cada noche.

 

El amor, los labios, la caricia aprendida con el tiempo… no son más que una recreación del primer cuerpo que entregamos.

 

Decir adiós a tiempo a veces es también una victoria pues nos da la oportunidad de conservar un buen recuerdo de lo que un día llamamos amor.

 

Odio decir adiós, odio quedarme en el andén y ver como te vas, odio saber que no hay remedio a esta distancia...solo me consuela el halo que deja la estela de tu mirada...

 

Amarte a 100 MB de velocidad se torna, a veces, distante e indeterminado.

 

Este amor es imposible porque ante tus oídos sedientos de palabras de consuelo, mis labios se muestran completamente sellados.

 

El amor no correspondido es aquel que deja en el aire todos tus deseos de amar y proyecta toda tu energía hacia un lugar donde se dispersa y se deja morir.

 

Los celos no son otra cosa que la manifestación de un inmenso pánico ante la idea de perder a quien amamos.

 

Ni toda la distancia de este mundo puede alejarte de mis pensamientos.

 

Las relaciones son como una Coca-Cola. Si no las saboreas y disfrutas en su momento, terminan perdiendo las burbujas y la fuerza.

 

La distancia puede ser la gran prueba que algunos necesitan para reafirmar que el amor que sienten el uno por el otro es verdadero.

 

Cuál ola gigante fue tú amor, nació de la nada y arrasó con todo lo que tenía. No debo de fiarme nunca del mar en calma.

 

Harta, es la palabra. Harta de que crean que soy dulce, delicada, paciente...¡no! Yo soy fuerte, vigorosa y luchadora.

 

De repente un sentimiento despreciable inundó cada parte de mi cuerpo...decidí llamarlo celos, así nacieron.

 

La distancia que separa mi pupitre de tu pupitre es un océano inmenso lleno de tempestades.

 

Sólo entenderé este amor como imposible cuando finalmente tus labios sean capaces de negarme un beso.

 

 

 

 

Secciones