Últimas frases publicadas
Necesito uno de esos abrazos tuyos que me reconfortan, pero necesito sentir que no me dejas ir y que detrás de ese abrazo vendrán muchos más.
Ahora que te he probado, no creo que existan más sabores que desee conocer.
Por más que lo pienso, no deja de sorprenderme que conociéndote desde hacía tantos años, no me hubiese percatado antes de que eras el amor de mi vida.
El amanecer se hace muy largo si cuento los minutos que faltan para que llegue un nuevo día para poder verte pero me quedo despierto sabiendo que mereces la pena aunque solo nos crucemos un instante.
Presa de la melancolía, muchas veces grité tu nombre y al oír el eco de mis palabras comprendí que hacía tiempo que estando, ya no estabas.
Aunque desee olvidarte, vuelvo a caer en las redes de tus palabras una y otra vez. Sé que debo dejarte marchar pero no puedo. Necesito un poco de ti... y tú un poco de mí.
Siéntate en ese banco y deja pasar el tiempo. Mientras piensas en ella la brisa será más suave, la luz del atardecer será la más bella y el tiempo se detendrá ante tus ojos.
El amor que a veces duele, que en ocasiones te da y en otras te quita vida.. ese amor que nunca varía aunque pase el tiempo… ese, es el amor verdadero.
Un amor eterno es aquel que se expande en el tiempo y la distancia y sobrepasa incluso los límites de lo físico. El amor eterno desafía cualquier ley gravitatoria y es inmune al paso del tiempo.
Sé que esta despedida será para siempre porque no hay nada más sincero que ese: "cuídate y hasta pronto" que cierra la puerta.
Está claro que para ser como tú: amante y traidor, haría falta tener más de un corazón.
Puede que este amor que hoy te deja, vuelva un día siendo mucho más de lo que en su momento fue. Tan sólo recuerda lo que marcó tu vida para siempre, el resto se perdona.
El amor nos cala hasta los huesos de alegría. El desamor, nos seca los tuétanos de desesperanza.
No encuentro sentido al sentido de la vida cuando pienso que al final voy a tener que irme.
Observo distante la vida, ¿para qué involucrarme en esta mentira?.
Siento pena por ti, por aquello que no has escogido, por lo que se te olvidó atrás, y por todo aquello que no recuperarás de mí.
A veces siento un inmenso temor a la soledad, pero sé que tu amor siempre vendrá a mí para salvarme.
Si no se te ha paralizado el corazón tres segundos al encontrarte con unos ojos por primera vez, no has conocido el amor a primera vista.
Si es amor verdadero lucha por él, porque la espera habrá merecido la pena, y lo que sientas en ese momento será aún más grande.
La amistad más fluida entre un hombre y una mujer deja paso a una emoción que a veces nos llena de alegría si es correspondida y otras de pena si la realidad no es compartida.