Últimas frases publicadas
Uno aprende a amar cuando encuentra a esa persona que no genera vacíos, que no pone cadenas, que te hace reír pero se compromete a la verdad sin dudar.
Esperaría paciente toda una vida, para tan sólo para verte pasar un instante y que me rozases con tu mano.
Te doy mi corazón entre algodones, y sin temor deseo que lo guardes cerca del tuyo, para que sientan al unísono ese amor que nos tenemos.
La verdadera amistad palpita con muy pocas personas y contigo mi corazón se pone a ritmo de samba.
¿Estás seguro de condicionar tu existencia a lo imposible? Si es así, olvídate de mi, yo soy un posible sin remedio.
El amor verdadero es como los caramelos pica-pica: tras la parte ácida que nos estremece, comienza en realidad la parte más dulce.
El mundo gira con más alegría cuando de tus labios sale un te quiero.
Mientras el hombre se tortura pensando cuáles serán las reacciones de la mujer amada, ella se tortura pensando cómo es que él tarda tanto en manifestarse.
No me importa qué será de mi cuerpo cuando el tiempo y la vida lo envejezcan. Lo que me importa es saber que los ojos de tu amor lo seguirán mirando.
Recostada y eterna descansa mi alma cuando se enlaza con el hilo que teje tu mano de hilandera hechicera. Esto si que es amor sin costuras.
Con tan solo mirarle a los ojos sabrás si es amor lo que sientes. Cógele de la mano y deja que tu corazón te revele lo que tiene escondido.
Si me has visto llorar por otro como amigo, extraño será que me veas llorar por ti como amante.
Te amaba tanto, que tu engaño, se ha tornado en el más oscuro desencanto.
A las mujeres les seduce que se las seduzca.
Aún guardo aquella nota en la que te despedías y me decías que volverías.
Las rosas son las flores del desamor, porque con ellas podemos recomponer las huellas que nos dejaron las espinas.
Me molesta que dudes de mí cuando te digo que soy un marciano enamorado de la brisa de la vida.
Café, cigarrillo y carrera hasta el tren, maldita rutina diaria y cuánto me gusta desde que tu te cruzas en ella.
Quisiera darte todo aquello que no te di por egoísmo, regalarte lo que me guardé todo el tiempo que estuve a tu lado. Me gustaría hacer un gran paquete y compensar lo que no fui para ti.
Ser feliz puede ser algo tan dulce como morir después de un beso, algo tan suave como el susurro del viento, algo tan simple como rezarle a Dios en un templo o algo tan imposible como tenerte a ti.