Últimas frases publicadas
Tan imposible es pedirle a un ciego que vea, como imposible es pedirle a alguien que nunca ha amado verdaderamente que crea que el amor es eterno.
Hay lugares dispuestos en el mundo para el amor: los bancos de los parques, los portales vacíos, la frialdad de las escaleras… A veces, sonriendo, me pregunto en qué lugar, en qué banco, portal o escalera me estarás esperando.
Sube a mi barquito de papel, a navegar olas de sueños.
Me gustaría ser la brisa que llega cada día a tu ventana, para poder darte los buenos días mientras abres tus ojos.
Recorrer despacio las líneas de tus dedos mientras me das la mano, saborear tu sonrisa antes de que me beses, mirarte fijamente antes de que tú misma me devuelvas la mirada y quererte sin límites antes de que me devuelvas un te amo.
Me gustaría ser el guionista de tu vida, para cambiar tus sentimientos y que deseases mi presencia a tu lado. Y así este dolor que siento se convirtiese amor infinito.
El primer amor es esa ilusión ingenua que nos hace sentir vivos de repente. El primer desengaño, la primera certeza de que el alma envejece.
No dejes que la distancia te ponga triste, no puede ganar esta batalla. Sé fuerte, sé libre y ama sin condición ni lejanía.
Hoy es un día especial, me aferro a la certeza de que acabo de ver al corazón amante de mi corazón. Sólo falta que él lo sepa.
Cuando nos despedimos no me gusta decirte adiós, porque el deseo de verte ya me quema en los labios en forma de holas y de besos.
Eres la persona con la que me gustaría vivir la película de mi vida. Hace tiempo que deseaba empezarla, pero es ahora cuando tengo al protagonista.
El último aliento de nuestro amor se quedó fijado en tu ventanilla de ida con forma de beso y un hasta luego.
Te has ido para siempre y sin previo aviso. ¿Podré vivir en la oscuridad a pleno día?.
Uno aprende a amar cuando encuentra a esa persona que no genera vacíos, que no pone cadenas, que te hace reír pero se compromete a la verdad sin dudar.
Esperaría paciente toda una vida, para tan sólo para verte pasar un instante y que me rozases con tu mano.
Te doy mi corazón entre algodones, y sin temor deseo que lo guardes cerca del tuyo, para que sientan al unísono ese amor que nos tenemos.
La verdadera amistad palpita con muy pocas personas y contigo mi corazón se pone a ritmo de samba.
¿Estás seguro de condicionar tu existencia a lo imposible? Si es así, olvídate de mi, yo soy un posible sin remedio.
El amor verdadero es como los caramelos pica-pica: tras la parte ácida que nos estremece, comienza en realidad la parte más dulce.
El mundo gira con más alegría cuando de tus labios sale un te quiero.