Frases de amor divertidas

Ordenar por:
Frases de amor divertidas
Lo de mi exmarido y yo fue amor a primera vista. Debí echarle otro vistazo.
"Y sépalo usted, que el amor llegó a mi vida, y no tocando la puerta, o entrando por la ventana como dicen que llega... ha llegado derrumbando la casa, tumbando las paredes, arrancando el piso, sacudiendo el alma...".
No hagas con el amor, Lo que un hace un niño Con su globo, Que al tenerlo lo ignora, Y al perderlo lo llora.
¡Cómo!¿Qué se ha casado?¡Y pensar que lo dejé gozando de tanta salud!
El amor es más adictivo que el alcohol y el tabaco y no sé por qué nadie ha tenido la precaución de prohibirlo hasta los dieciocho.
La fase de enamoramiento se diferencia del amor en que, incluso con cuarenta grados a la sombra, paseas abrazado.
El amor es mucho mejor expresarlo sin palabras. Cuantas más digas, más probabilidades tienes de decir algo que no debías.
Cuando paso por tu lado, te saludo sin cesar porque estoy seguro de que no identificas que el amor de tu vida acaba de pasar.
Te declaro patrimonio de mi humanidad y persona de valor amorístico de mi C.O.R.A.Z.O.C.E.S.C.U.
Los amores de verano son como las piñatas: uno tira de cada hilo con ilusión pero a menudo el premio tarda en llegar varios intentos.
Cuando te veo se me queda cara de emoticono 'enmaorao'.
Quiero ser el protagonista de tu facebook y poner en mi estado que ando enamorado.
Soy un whatsapp triste en busca de emoticono que lo quiera.
Yo no sé si el amor es ciego, pero viendo a algunas parejas, uno no puede evitar pensar en un cierto principio de miopía.
Me he tirado a la piscina en plan bomba para salpicar con mi amor tu hermosa cara.
Hablarle al necio de amor es como hablarle a una flor de justicia.
En 160 caracteres es complicado decir lo que uno siente… ¿Te puedo twittear mi corazón?.
Más suavidad y belleza posees que una mañana de verano. Más interés y armonía que una tarde de verano y mas pasión y misterio posees que una noche de verano. ¿Qué mejor momento que este para conocernos?.
Ando buscando desde hace tiempo una "relación IKEA", con su libro de instrucciones y su bolsa de clavos y tornillos. Yo pongo el resto: yo pongo el trabajo y la caja de herramientas.
En el amor, como en la religión, solo hay un ser al que entregarse. Eso sí, no debemos perder nunca de vista la posibilidad de una conversión.