Frases de amor no correspondido

Ordenar por:
Frases de amor no correspondido
Quebrado y ultrajado se quedó mi pobre corazón con tu último portazo.
Lo peor del amor no correspondido es tener que arrancarle a tu corazón unos sentimientos a los que se había aferrado como un niño a un peluche.
Querido, has tomado la peor decisión de tu vida... ¡No quererme con lo que yo te quiero!
Si alguna vez te han dicho la palabra te quiero y no ha significado nada para ti, ya sabes lo que es el amor no correspondido.
Muero y resucito cada día, y mi mente es víctima de ese maltrato. Quiéreme una sola vez cuando despierte y mi sueño continuará toda la vida.
¿Y ahora qué hago yo con todo mi amor si tu decides no estar a mi lado?.
Frágil y tembloroso te acercaste a mi esta mañana... qué doloroso es amanecer con el desamor a tu lado...
Verte reír es lo mejor que puede sucederme cada día. Te amo tanto que deseo tu bienestar aun cuando éste haya de darse por encima del mío. Aun cuando deba tragarme mis lágrimas para regalarte sonrisas.
No sé si es amor o es castigo, pensar incesantemente en ti dedicando mi pensamiento en cuerpo y alma a tu imagen desinteresadamente.
Cuando escucho tu nombre mi corazón palpita sin parar con la ilusión de que detrás del sonido venga tu imagen y podamos vernos un día más. Porque si la vida quiere que estés en mi destino algún día estaremos juntos y te diré todo lo que he pasado al oído.
Me gustaría ser el guionista de tu vida, para cambiar tus sentimientos y que deseases mi presencia a tu lado. Y así este dolor que siento se convirtiese amor infinito.
El amor hace pasar el tiempo, el tiempo hace pasar el amor.
Los amores que no son recíprocos son los más venenosos, porque llevan dentro la semilla de la esperanza, esa que hace que no escuches que ese "no" es definitivo.
Hay quien espera toda una vida a otra persona. Pasa cada día, esperando pacientemente, a que la otra persona se dé cuenta de que siente algo de ilusión, algo de amor. Pero ese amor nunca llega.
No es más cruel el que deja a otra persona por desamor, sino el que da falsas esperanzas a quien sabe que jamás amará.
He sufrido muchas veces el dolor de un adiós. Sin embargo, comprendí que todos eran hasta luegos cuando tú pronunciaste el tuyo.
Sólo Dios puede saber cuánto te quiero y la inmensidad de lo que siento; y sólo él puede saber cuánto dolor me causa saber que jamás te podré tener.
Mirarte a los ojos y ver tu distancia partiendo mi alma en dos mientras me pregunto cómo se supone que viviré sin tu amor.
Ojalá pudiera pedirte que me amaras. Exigírtelo. Pero el amor es injusto en ocasiones, te hace querer a alguien que jamás te querrá a ti.
Creía que esas palabras y esa mirada nos llevarían a estar juntos por fin. Pero no era amor lo que sentías y ahora no se qué hacer con la vida que daría por ti… mi vida.