Frases de amor no correspondido

Ordenar por:
Frases de amor no correspondido
Me gustaría ser el guionista de tu vida, para cambiar tus sentimientos y que deseases mi presencia a tu lado. Y así este dolor que siento se convirtiese amor infinito.
El amor hace pasar el tiempo, el tiempo hace pasar el amor.
Los amores que no son recíprocos son los más venenosos, porque llevan dentro la semilla de la esperanza, esa que hace que no escuches que ese "no" es definitivo.
Hay quien espera toda una vida a otra persona. Pasa cada día, esperando pacientemente, a que la otra persona se dé cuenta de que siente algo de ilusión, algo de amor. Pero ese amor nunca llega.
No es más cruel el que deja a otra persona por desamor, sino el que da falsas esperanzas a quien sabe que jamás amará.
He sufrido muchas veces el dolor de un adiós. Sin embargo, comprendí que todos eran hasta luegos cuando tú pronunciaste el tuyo.
Sólo Dios puede saber cuánto te quiero y la inmensidad de lo que siento; y sólo él puede saber cuánto dolor me causa saber que jamás te podré tener.
Mirarte a los ojos y ver tu distancia partiendo mi alma en dos mientras me pregunto cómo se supone que viviré sin tu amor.
Ojalá pudiera pedirte que me amaras. Exigírtelo. Pero el amor es injusto en ocasiones, te hace querer a alguien que jamás te querrá a ti.
Creía que esas palabras y esa mirada nos llevarían a estar juntos por fin. Pero no era amor lo que sentías y ahora no se qué hacer con la vida que daría por ti… mi vida.
Los que terminan un romance piensan que no existe un dolor como el de un corazón roto. Pero no conocen lo que se siente al tener el pecho oprimido por saber que jamás deseará intentar estar a tu lado.
El susurro de tu voz negándome llevada por el viento, ese leve sonido, es lo único que me queda de este amor no correspondido.
Los enamorados que no tienen el amor que desean, viven con la esperanza de que algún día eso cambiará, porque si no tuviesen esperanza una parte dentro de ellos terminaría para siempre.
Qué egoísta es el que desea deshacerse de las constantes peticiones de una cita de una persona cuando la otra parte muere por dentro mientras le dice que no.
Quererte y que no me quieras. Pensarte y que no me pienses. Vivir por ti y que tu rechazo me arranque la vida.
No te enfades porque pase por tu lado o porque te pregunte cosas banales. Sólo deseo escuchar tu voz y sentir que me miras, aunque no sea con el amor que lo hago yo.
Si al menos mi corazón me diese tregua, si por un momento mi mente dejase de pensar en ti, entonces podría hablar con mi alma para decirle que no me quieres.
Cuando entre dos personas no existe el mismo nivel de interés, uno de ellos empieza entristecer por lo que no desea tener y el otro comienza a sufrir por el amor que no va a poseer.
Te prometo que lo intento con todas mis fuerzas pero por más que lo hago, no logro dejar de pensar en ti y en lo difícil que es seguir viviendo sin tus besos.
Aunque tú no lo quieras, aunque te marches sin conciliar tu libertad con mi deseo, una parte de ti, ya por siempre, se quedará conmigo.