Frases de amor verdadero

Ordenar por:
Frases de amor verdadero
No existe el amor, sino las pruebas de amor, y la prueba de amor a aquel que amamos es dejarlo vivir libremente.
El amor verdadero no se posiciona al lado de ningún corazón pues en aquellas personas que lo sienten, la cabeza, la pasión y el latido obedecen a los dos.
El tiempo pasa y sigues ahí inamovible al paso del tiempo, demostrando tu amor a pesar de cómo nos vengan los tiempos. No hay nada mi vida que desmonte lo que tenemos porque no hay nada más fuerte que el amor verdadero.
No importa cómo nos enamoramos sino de quién. Esta es la cuestión más misteriosa e importante de todas.
Mi mayor miedo no es perder al verdadero amor de mi vida, sino morir dándome cuenta de que en realidad no lo he encontrado.
El silencio es maravilloso cuando el susurro del placer deja entrever la verdad de nuestro querer.
Cuando se ama no tenemos ninguna necesidad de entender lo que suced, porque todo pasa a suceder dentro de nosotros.
Lo único que nunca podrás vender en tu vida y que nadie te podrá quitar es el amor que has sentido por aquellas personas a las que hayas querido de verdad. El amor verdadero no es negocio, es sentimiento puro.
Para poder amar de forma sana hay que despojarse primero de dos cosas: del egoísmo y del miedo.
Qué pasaría si uniésemos todos los momentos de nuestras vidas en los que ha sido protagonista el amor? Quizás descubriésemos el sentido de muchas cosas y una verdad universal que sería imposible refutar.
El paso de los días me crea la incógnita de que la ilusión por nuestro amor pueda perderse, de que una noche me acueste y no te encuentre al otro lado de la cama. Pero entonces siento tu brazo que me da un calor de verano e ilumina mi sonrisa.
Ahora que puedo amarte para que amarte a medias, amarte despacio, amarte a destiempo, amarte sin mirarte... qué pérdida de tiempo, pienso, no amarte por completo.
Somos capaces de sacar todo el amor que llevamos dentro y transformarlo en verdadero cuando a la primera persona que cuidamos y amamos incondicionalmente es a nosotros mismos.
El amor verdadero hace que en el camino del día a día la otra persona esté al lado y nunca de frente, delante, detrás o ausente.
¿Quién va a escribir nuestra historia? ¿Quién se convertirá en nuestro poeta? El amor verdadero será lo único que quede cuando nuestra pasión se queme.
Encontrar el amor verdadero es como contratar un plan de pensiones: ambos tienen la facultad de liberarnos del miedo al futuro.
No existe un amor más libre que aquel que no precisa de alas.
Gran Dios es amor y digno de admiración, así entre los hombres como entre las divinidades, por muchos y diversos motivos; pero, sobre todo, por su origen, porque es el más antiguo de los dioses.
Un amor verdadero como el nuestro es capaz de engañar al tiempo en una dulce trampa de amor eterno.
Las mejores parejas no son las que buscan la perfección, sino aquellas que saben disfrutar y aprender cada día de las pequeñas imperfecciones del amor.