Frases de amor y amistad

Ordenar por:
Frases de amor y amistad
No puede haber amistad cuando la persona que te la pide te ha roto el corazón de manera cruel y despiadada.
Detrás de cada noche que hablamos viene un verano de reflexiones, de sentirme escuchada, de arreglar el mundo como si esto se consiguiera solo con plantar flores, una mente palpitante que no para de sentir que necesita una noche más contigo.
Te digo que ninguna te entiende, que no me parece que te diviertas con ellas, que no son tan guapas como parecían o tan inteligentes como mostraban ser al principio... todo porque no sé como decirte que soy yo la que quiere ser elegida.
No quiero llamarte por hablar sin decirte nada, esta vez no. Esta vez quiero contarte que te echado de menos, que porque hablamos tan poco últimamente, que me siento ausente, porque sé que al estar con ella se consolida más la perspectiva de ser solo tú amiga y no es eso lo que quiero. Quiero llamarte para decirte que te quiero.
Me dicen que si estamos destinados a estar juntos solo tengo que seguir a tu lado y perseverar en nuestra confianza hasta que se convierta en amor...yo solo quiero conseguir tu amor intentándolo. ¿Quieres intentarlo conmigo?.
La amistad debe ir unida al amor cuando hay una relación pero cuando se convierte en el único elemento de la misma, el sufrimiento es inminente.
Los ratos de mi soledad que tú pintaste con color construyen muros de paciencia, fuerza, amor y entusiasmo y solo espero que algún día te decidas a pasar el resto del tiempo que nos queda entre mis muros.
Toco con un solo dedo mi corazón y tu presencia en él se nota, se ha desarrollado un espacio tan personal y bonito que en todo este tiempo no me he atrevido a decírtelo. Sin embargo llega el momento de poder disfrutar de su latido y compartirlo contigo.
La amistad y el amor pueden darse en este orden, nunca al revés.
‘Te quiero pero como amigos’ es una forma cruel de consolar a quien te ama y jamás será correspondido.
Qué bonitos son esos momentos donde nuestra conversación nos desvela, donde hacemos planes, soñamos con viajes, recordamos las cosas vividas juntos... esos momentos en los que los dos sabemos que los sentimientos que tenemos son tan profundos que durarán siempre.
En las peores situaciones tú has estado ahí. ¿Qué mejor persona para poder estar a mi lado cuando todo lo bueno llegue?.
Cuando sientas que has perdido el norte y que ya nada merece la pena, piensa que aunque yo este lejos si pides ayuda nunca te faltara la mano de este amigo que se alejó por prudencia pero siempre querrá estar contigo.
Dicen que quien ama mucho logra muchas cosas, pero en todo este tiempo yo no he luchado por amar mucho porque me conformo con amarte solo a ti mi amiga de siempre y que tu me correspondas.
No nos conocíamos de nada, nos hicimos buenos amigos y en poco meses te has convertido en algo que no significa amistad significa mi todo.
No puedo ser tu amiga, no puedo distanciarme de ti por estar con otra persona, pero si no lo hago seré yo quien acabe acabe exhausta y tú la causa de mi padecimiento.
Hablo contigo hasta que aparece el día, conoces mis pensamientos casi antes de que aparezcan en mi mente, sabes lo que necesito sin necesidad de que te lo pida ¿y todavía me preguntas qué me pasa? Que me he enamorado de ti, amiga.
Los buenos amantes se parecen mucho a los amigos: se pasan buenos ratos con ellos y no existe la  necesidad de rendirles cuentas.
Una buena amiga, es compañera, hermana, madre, aliada y, sobre todo, amiga.
Una amiga como tú se encuentra, no se busca, no aparece, no es una llamada para hacer algo mañana. Una amiga como tú se cuida, se valora, se planea y se siente. No sé si algún día seremos algo más pero si llegara a sentir algo por ti no podría ser más feliz.