Frases de primer amor

Ordenar por:
Frases de primer amor
El primer amor es ese que jamás se olvida. Ese que te regala tu primera ilusión, tu primer beso y también tu primera lágrima.
El primer amor jamás se olvida porque es el único momento de nuestras vidas en el que el concepto que tenemos del amor no puede ser corrompido.
Solo a primera vista nos podemos enamorar con pasión, con esa inocencia inicial donde todo reluce.
El primer amor nos enseña cuál es la verdadera fuerza que mueve la vida.
El primer amor es aquel que aún con el paso de los años, prevalece intensamente en nuestra memoria.
Me estoy volviendo loco. Ya no me conozco, me miro al espejo y veo a otro, oigo mis palabras y no me escucho, toco mis manos y no las siento. ¿Qué tenía ese beso que sigo soñando?.
La ilusión de un amor de juventud es similar a la de tener un globo de helio. Aunque uno sabe que terminará perdiendo la chispa, el gas y la fuerza, en el fondo alberga la esperanza de la infinita perdurabilidad.
No serás el definitivo pero definirás mi forma de amar, cuantas cosas que agradecerte maestro del primer amor.
El primer amor es aquel que marca un antes y un después entre el niño que fuimos y el adulto en el que nos convertiremos.
De todos los amores perdidos y experiencias pasadas ¿Quién no daría vuelta atrás en el tiempo y reviviría esa sensación de estar en las nubes por primera vez?.
No existe amor más puro que el primer amor, dar todo sin saber nada de lo que vendrá después, sin esperar que algo sea devuelto.
El primer amor nos marca de la misma forma que el agua deja surcos por donde pasa.
La única inconsciencia que alberga el primer amor, es no medir con conciencia los parámetros del desengaño.
El primer amor es dulce, pero también amargo y quien ha probado sus frutos sabe que ni el paso de los años es capaz de acabar con la intensidad de su recuerdo.
El primer amor es responsabilidad de la inocencia, la ilusión y el alma. El resto, tienen bastante más que ver con la fisiología.
No fue el mejor de todos, tampoco lo que esperaba, ni siquiera duró apenas ni un momento, pero lo recordaré durante toda la vida… mi primer beso.
El primer amor, ese momento en el que dejas atrás la inocencia de un niño para amar con la capacidad de un hombre.
Recordar aquella persona con la que sentiste mariposas por primera vez y volver a sonreír por todo lo que pasasteis juntos, es volver a experimentar aquella inocencia e ilusión pura que se tiene cuando descubres qué es enamorarse.
El amor, los labios, la caricia aprendida con el tiempo… no son más que una recreación del primer cuerpo que entregamos.
Esas primeras sonrisas cómplices, las manos entrelazadas y el primer beso, son el mejor recuerdo de una aventura que inspiró nuestras primeras frases románticas.