Frases para enamorar

Ordenar por:
Frases para enamorar
Cuando te cojo la mano, puedo sentir  el calor de tu amor latiendo sereno en cada fibra de mis dedos.
El enamoramiento es pensar que el otro nos puede hacer felices, nos puede hacer reír, nos puede hacer soñar, nos puede incluso enfadar... pero no es enamoramiento si cada vez que piensas en él te acaba haciendo llorar.
El destino puso en marcha las agujas del reloj del amor que hizo que aparecieras en mi vida en el momento justo.
Las mejores cartas de amor no se escriben con papel y boli, sino que se dictan al aire y dejas que el viento las lleve a quien corresponde.
Eres mi penúltimo pensamiento de la noche, el último de mi desvelos y el primer recuerdo de mis mañanas.
Te conozco con todos tus defectos y virtudes, manías y brillantes ideas, y hasta he visto el ángel y demonio que llevas dentro... Y por todo ello te amo, rindiéndome a ti en cada momento de nuestra existencia.
Cómo no voy a quererte si tú eres el que pone el puente que nos lleva al paraíso que construimos para escapar juntos cuando nadie nos ve.
Tan solo por un beso tuyo, un sí de tus labios, rompería con el camino que he forjado para construir junto a ti el más bello de los puentes hacia el cielo.
Sin amor no existe ilusión, no hay pasión, alegría. Por eso déjate amar y quiere como si cada vez fuese la primera vez que te enamoras.
¡Que feliz soy cuando él me dice hola! Pues su saludo es el comienzo de algo, de una conversación, de un pensamiento, un momento en el que por lo menos se ha dado cuenta de que existo.
Si enamorarse es como sentir una llama que prende, creo que en tus labios alguien posó todas las cerillas del mundo.
En ti reside la llave que encierra a mis demonios bajo tierra y saca el aura de que me ofrece la paz de tu rostro.
Yo quiero darme un tiempo contigo. Darte mi presente, mi tiempo para conocerte, besarte y contemplarte. Darte mi futuro para construir cosas juntos, vivir experiencias y enfrentarnos juntos al mundo. Darte mi pasado para que te deshagas de él y que no dejes que me paralice y me haga daño.
Los senderos que abrimos a cada paso de nuestra relación han ido floreciendo y hoy quiero que te pares junto a mí y mires lo maravilloso que es continuar caminando a tu lado.
Amarte a ti es mi energía diaria.
La parte de mí que te escondo no podría desvelártela, porque tendrías algo que te haría libre...así que déjame creer que no sabes que soy tuyo.
Si cada vez que pienso en ti apareciera una estrella, la Tierra se convertiría en un nuevo cielo.
Pienso en ti como en un mar en calma y en mis manos como en la ola que te hará estremecerte.
Cuando naciste bajaron del cielo dos ángeles y posaron sobre tu rostro esos ojos que dejan ver tu alma, esa que me enamora con tan solo rozarte.
Ofrece lo que sientes, compártelo y grítalo al cielo. El amor es libre y necesita de tu voz para contarlo.