Frases para enamorar

Ordenar por:
Frases para enamorar
Eres tan especial que el tiempo se detiene justo cuando estás a mi lado.
Si sólo tuviese un segundo para para recordar toda mi vida, elegiría ese instante en el que me besaste por primera vez.
Rompes mis esquemas de vida con tu presencia, porque cuando estas frente a mí y me sonríes, todo lo demás es banal y paso a ser una parte de ti.
Si te parecieses a mi no te querría, te amo por tus detalles diferentes a los míos, te deseo por el otro lado que me haces ver al mirar la vida.
Soy frío, despegado y con pocas convicciones hacia el amor, aunque no logro deshacerme de ese impulso que me lleva a ti a cada instante, que necesita de tus caricias… de tu ser.
La única razón para no querer enamorarme de ti, es no perderla.
Eres quien me levanta cuando me cuesta seguir y tu voz la que me alienta cuando creo caer, pero no te quiero por eso. Te amo porque ninguna otra voz me animaría con un te quiero susurrado.
Me enamoras en cada momento, por ser único en tu forma de decir las cosas y por ser encantador hasta cuando intentas estar enfadado conmigo.
Si tuviese que elegir un número para describirnos elegiría el 1, por nuestro amor que nos hace únicos, por tu mirada y por nuestros labios que se unen para formar una sola sensación de amor inmenso.
Junto a ti, la vida debería medirse en besos, no en minutos.
Tardé tanto en decirte que sí porque no creía poder amarte. Pensé que serías pasajero y ahora me doy cuenta de que necesitaría una vida entera para dejarte.
Besar no es solo fundir dos bocas en una misma piel, es pronunciar "te quieros" en el idioma del corazón.
Tu luz ilumina mi sendero de la misma forma que las luciérnagas el camino de un solitario caminante nocturno.
Si tres veces viviera, tres veces elegiría compartir mi vida contigo y tres veces moriría para volver a yacer a tu lado.
Sin ti no encuentro razones para seguir sonriendo, ni motivos para seguir andando.
Podría inventarte mil historias o contarte lo que imagina mi mente, pero no desvelaré nunca lo que siento al quererte, porque si lo hiciese ya no temerías que dejase de amarte.
Si no existiese la palabra amor, debería de inventar la forma de quererte con otro nombre. Intentaría que se me recordase al olor de tu pelo y a la suavidad de tu voz que desvanece mi alma en tus brazos.
Tan absurdo es pretender plantar un árbol o una flor en una rama, como cultivar el amor solo con palabras.
Yo no busco un amor ardiente, ni impetuoso, ni frenético. No es que menosprecie la pasión, es que aspiro a la perpetuidad que suele albergar el amor sereno y entregado.
Me gustaría hacer regresar el tiempo por no haberte querido como lo hice, pero también me gustaría que regresara para que me amaras como nunca lo hiciste.