Frases para enamorar

Ordenar por:
Frases para enamorar
Ojalá que la vida me sorprenda con un regalo tan grande como este. Encontrarte cada día pensando que ya somos novios.
De todas las palabras que conozco, –y son muchas–, ninguna me ruboriza más que mi nombre pronunciado por tus labios.
Dos almas de la mano, agarradas por los lazos del verdadero amor pueden volar eternamente hacia las estrellas.
Algunas veces apareces en mis sueños para recordarme que no hay ensoñación más real que la de tus besos.
Dicen que el amor disminuye el apetito, pero lo cierto es que cada vez que te miro, solo pienso en morderte y saborearte despacito.
Te he declarado el hombre de mi vida; porque te quiero, así, tal como eres.
El motivo de mi sonrisa eres tú, después de tanto tiempo de soledad has conseguido despertar mi corazón y eso merece que sonría todos los días.
El horizonte queda muy cerca cuando estoy contigo, porque a tu lado podría caminar hasta la estrella más lejana de nuestro universo.
La belleza se cela cuando tú pasas a su vera.
Tu presencia llena mi vida y esa sonrisa es la que da la luz a mis días.
Los piropos suelen ser pequeñas mentiras o verdades a medias  pronunciadas en la lengua que habla el corazón.
Cuando te cojo la mano, puedo sentir  el calor de tu amor latiendo sereno en cada fibra de mis dedos.
El enamoramiento es pensar que el otro nos puede hacer felices, nos puede hacer reír, nos puede hacer soñar, nos puede incluso enfadar... pero no es enamoramiento si cada vez que piensas en él te acaba haciendo llorar.
El destino puso en marcha las agujas del reloj del amor que hizo que aparecieras en mi vida en el momento justo.
Las mejores cartas de amor no se escriben con papel y boli, sino que se dictan al aire y dejas que el viento las lleve a quien corresponde.
Eres mi penúltimo pensamiento de la noche, el último de mi desvelos y el primer recuerdo de mis mañanas.
Te conozco con todos tus defectos y virtudes, manías y brillantes ideas, y hasta he visto el ángel y demonio que llevas dentro... Y por todo ello te amo, rindiéndome a ti en cada momento de nuestra existencia.
Cómo no voy a quererte si tú eres el que pone el puente que nos lleva al paraíso que construimos para escapar juntos cuando nadie nos ve.
Tan solo por un beso tuyo, un sí de tus labios, rompería con el camino que he forjado para construir junto a ti el más bello de los puentes hacia el cielo.
Sin amor no existe ilusión, no hay pasión, alegría. Por eso déjate amar y quiere como si cada vez fuese la primera vez que te enamoras.