Frases para enamorar

Ordenar por:
Frases para enamorar
La vida que me das con tan solo un segundo de ti, tiene el poder de hacerme sentir que no hay miedo a tu lado, que cada cosa contigo es maravillosa.
Mi mundo se rinde a tus pies. Eres la princesa de mi tiempo y de mi reino.
Sólo tenemos que dejar de preocuparnos, agarrarnos fuerte de la mano, mirarnos a los ojos y disfrutar de nuestro amor.
No me  llames cursi por darte amor, por decírtelo a cada instante, porque el sentimiento que me haces vivir necesita ser contado.
El atardecer me parece absolutamente bello gracias a que me enseñaste a ver en él los recuerdos de nuestra vida juntos.
Bésame una vez, déjame saborear tus labios un instante, déjate llevar por mi sabor y ven a quedarte a mi lado.
Me parecía ridículo ver a las parejas de la mano, e incluso creía que era un poco tonto pasar el tiempo pensando en alguien. Pero quedé prendado de ti y mi corazón despejó todo lo que no dejaba ver que el amor... Es amor.
Sabes tocar esa parte de mí que hace que mi día pase de ser el peor, a tener todo lo que necesito en la vida para ser feliz.
Te seguiría a cualquier parte que fueras porque dejas al marcharte un vacío tan grande que no me permite encontrar el sentido a nada de lo que me rodea.
Trataré de ser la mano que te ayude siempre a caminar, los ojos que te despejen la razón cuando te nubles, las palabras que te aconsejen ante tus dudas y las alas que te empujen en tu vida.
Cuando estoy junto a ti pienso en que pronto deberían cambiar el diccionario, porque no existe en él palabra para expresar lo mucho que te quiero.
En mi cuento la princesa no está atrapada en ninguna torre, corre libre y salvaje a rescatar mi corazón cada noche.
Que me falte todo, pero que no me faltes tú.
¿Acaso anoche me robaste la razón que no la encuentro? Ven y dame la cordura para continuar amándote antes de que mi locura por ti me nuble la existencia.
Seré, si lo deseas, el idiota que te quiso con locura sin saber tu nombre. Aunque si me lo permitieses, me gustaría saber cómo se llama la mujer a la que regalaré el amor que nunca imaginé que llegaría a sentir.
Nunca olvidaré esa inocencia y ese aire divertido con los que me observaste por primera vez. Fue cuando entendí que a partir de ese momento mi vida giraría en torno a ti.
Si de mí dependiese, todo este mundo podría irse al traste y lo único que esperaría que quedase después de la tragedia, serías tú.
Escribir mi paso por el mundo sin ti sería como no haberlo hecho nunca. Dame tu mano y escribamos nuestra historia juntos.
Nací para amarte, para quererte a tú manera y no a la mía porque desde que te conozco he roto todas mis reglas y solo deseo que me enseñes las tuyas.
Un haz de luz atraviesa el momento en el que tu cuerpo a través de mi cuerpo se funde en el más puro deseo. ¿Te he dicho lo mucho que te quiero?.