Frases para enamorar

Ordenar por:
Frases para enamorar
Hay lugares dispuestos en el mundo para el amor: los bancos de los parques, los portales vacíos, la frialdad de las escaleras… A veces, sonriendo, me pregunto en qué lugar, en qué banco, portal o escalera me estarás esperando.
Sube a mi barquito de papel, a navegar olas de sueños.
Esperaría paciente toda una vida, para tan sólo para verte pasar un instante y que me rozases con tu mano.
El mundo gira con más alegría cuando de tus labios sale un te quiero.
No encuentro mejor manantial para calmar mi sed que tus labios, ni mejor refugio para calmar mi frío que tus brazos.
No quiero dejar de sentir esa sensación que invade todo mi ser cuando te miro, así que déjeme ver tus ojos cada día al despertar y mírame con amor cuando los cierres, así podré seguir amándote mientras sueño contigo.
¿Sabes por qué los ángeles están enfadados conmigo? Porque en vez de soñar con ellos, sueño contigo.
Mi mundo se derrumba con sólo pensar que no estás a mi lado.
El corazón y los ojos son dos cosas muy reales cuando el corazón se enamora los ojos te dan señales.
Romántica, tierna y dulce, romántica con poemas en tus palabras, tierna con un mundo en tu mirada. Dulce en mil sueños de tu dulzura eres romántica, tierna y dulce y por eso te amo.
Susurro el silencio de nuestro amor, mis manos tocan tu piel que es mi piel, las lagrimas salen de mis ojos que ven con los tuyos... mi deseo me lleva a ti.
Te amo aunque no me atreva a decírtelo, te pienso aunque no estés, te añoro aunque estés, te sonrío aunque no me mires... ámame.
Tu me fascinas, porque solo existes tu en mi vida, tu me enamoras porque ya mi vida es un vacío sin ti, tu me alimentas porque solo vivo de ti...tu me cautivas porque solo puedo mirarte a ti.
Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás que te amo.
Eres tan especial que el tiempo se detiene justo cuando estás a mi lado.
Si sólo tuviese un segundo para para recordar toda mi vida, elegiría ese instante en el que me besaste por primera vez.
Rompes mis esquemas de vida con tu presencia, porque cuando estas frente a mí y me sonríes, todo lo demás es banal y paso a ser una parte de ti.
Si te parecieses a mi no te querría, te amo por tus detalles diferentes a los míos, te deseo por el otro lado que me haces ver al mirar la vida.
Soy frío, despegado y con pocas convicciones hacia el amor, aunque no logro deshacerme de ese impulso que me lleva a ti a cada instante, que necesita de tus caricias… de tu ser.
La única razón para no querer enamorarme de ti, es no perderla.