Frases para enamorar

Ordenar por:
Frases para enamorar
Te seguiría a cualquier parte que fueras porque dejas al marcharte un vacío tan grande que no me permite encontrar el sentido a nada de lo que me rodea.
Trataré de ser la mano que te ayude siempre a caminar, los ojos que te despejen la razón cuando te nubles, las palabras que te aconsejen ante tus dudas y las alas que te empujen en tu vida.
Cuando estoy junto a ti pienso en que pronto deberían cambiar el diccionario, porque no existe en él palabra para expresar lo mucho que te quiero.
En mi cuento la princesa no está atrapada en ninguna torre, corre libre y salvaje a rescatar mi corazón cada noche.
Que me falte todo, pero que no me faltes tú.
¿Acaso anoche me robaste la razón que no la encuentro? Ven y dame la cordura para continuar amándote antes de que mi locura por ti me nuble la existencia.
Seré, si lo deseas, el idiota que te quiso con locura sin saber tu nombre. Aunque si me lo permitieses, me gustaría saber cómo se llama la mujer a la que regalaré el amor que nunca imaginé que llegaría a sentir.
Nunca olvidaré esa inocencia y ese aire divertido con los que me observaste por primera vez. Fue cuando entendí que a partir de ese momento mi vida giraría en torno a ti.
Si de mí dependiese, todo este mundo podría irse al traste y lo único que esperaría que quedase después de la tragedia, serías tú.
Escribir mi paso por el mundo sin ti sería como no haberlo hecho nunca. Dame tu mano y escribamos nuestra historia juntos.
Nací para amarte, para quererte a tú manera y no a la mía porque desde que te conozco he roto todas mis reglas y solo deseo que me enseñes las tuyas.
Un haz de luz atraviesa el momento en el que tu cuerpo a través de mi cuerpo se funde en el más puro deseo. ¿Te he dicho lo mucho que te quiero?.
Luces tan hermoso en este preciso instante que moriría feliz si este fuera mi último recuerdo.
Desde el primer momento que te vi supe que ya no saldrías de mi mente ni un solo minuto. Hoy tengo la suerte de recordar aquel momento cogido de tu mano y me siento la persona más afortunada del mundo.
En los momentos más difíciles pienso en ti, en los lugares divertidos te echo de menos, cuando suenan bonitas canciones me gustaría dedicártelas… por todas estas cosas me he dado cuenta de que empiezo a quererte.
La vida mejoró a tu lado desde el primer día que hablamos y ahora solo espero que la puedas hacer inmejorable correspondiendo mi amor en esta tarde de verano.
La belleza se queda muda cuando tu atraviesas tan entera y eterna la vida sin prisas.
Mis ojos solo le cuentan a mi corazón cómo te han visto hoy, de lo perfecto que ha sido nuestro encuentro y de cómo cuando dos personas se quieren en igualdad de condiciones, el amor fluye solo.
Desde que me enamoré de ti, todas las mariposas y las luciérnagas del mundo se mudaron a vivir a mi estómago.
En muchas ocasiones han jugado con mis sentimientos y pensé que nunca más volvería a confiar en alguien pero has aparecido tú volviendo a hacer que crea en el amor y me haga la promesa de que volver a intentarlo merece la pena.