Frases de amor eterno

Ordenar por:
Frases de amor eterno
Alargo mi mano a través del orificio del destino para llevar nuestro amor al espacio de lo eterno.
Aunque el paso del tiempo cambie nuestra memoria, deje el color blanco en nuestro pelo, y nuestros cuerpos deseen descansar más que antes, nuestro amor permanecerá fuerte, como ese árbol que vio florecer nuestro amor.
Aunque se rompan los diques que sujetan al mar, aunque el sol se cubra cuál eclipse de luna entre las montañas o aunque la tierra deje de de dar vueltas, ten por seguro que mi amor por tí continuará siendo eterno.
Todo lo que fui, viví o sentí antes de conocerte, fue, sin duda, un preámbulo absurdo al resto de mi vida.
Seré, si no me dejas, el ingenuo que esperaba un saludo tuyo en la puerta de tu casa y que ahora te espera en nuestro hogar, el que construimos juntos.
Cuando dos cuerpos que se aman envejecen unidos, tienen el doble de fuerzas para afrontar la vejez con alegría.
Devoro el tiempo con mis fauces de lobo estepario, engullo sin masticar los segundos que pasan cuando tu no estás.
Cuando te conocí dejé de temer al tiempo, porque pronto supe que sería hermoso envejecer contigo.
Se desplaza el reloj en mi contra cada día, manecillas maléficas no ganaréis esta batalla, mi amor es fiero, loco, guerrero y eterno.
Me das todo lo que alguien puede desear en la vida, felicidad. Es por eso que no miro más que a tu rostro y no deseo más que pasar el resto de mi vida junto a ti.
Ligero de equipaje partió mi último latido. En mi maleta de mano cupo tu amor comprimido para este viaje a la eternidad en vuelo low-cost.
Si tuviera que escoger entre la eternidad y el amor no sabría qué responder, porque en realidad los dos son la misma cosa.
Tengo una sola cosa para regalarte, es frágil, muy tímido, y si lo cuidas, será tuyo para siempre.
Un silencio seco y mudo quebró la luz de mi vida cuando tu te fuiste. Sola y desgarrada se quedó mi alma deambulando por la locura del amor eterno.
Tan imposible es pedirle a un ciego que vea, como imposible es pedirle a alguien que nunca ha amado verdaderamente que crea que el amor es eterno.
Eres la persona con la que me gustaría vivir la película de mi vida. Hace tiempo que deseaba empezarla, pero es ahora cuando tengo al protagonista.
Uno aprende a amar cuando encuentra a esa persona que no genera vacíos, que no pone cadenas, que te hace reír pero se compromete a la verdad sin dudar.
Te doy mi corazón entre algodones, y sin temor deseo que lo guardes cerca del tuyo, para que sientan al unísono ese amor que nos tenemos.
No me importa qué será de mi cuerpo cuando el tiempo y la vida lo envejezcan. Lo que me importa es saber que los ojos de tu amor lo seguirán mirando.
La eternidad apenas podría corromper todo lo que mi alma siente por ti, por el contrario, es el único camino posible.