Frases de amor eterno

Ordenar por:
Frases de amor eterno
Ante mi tengo la elección de ser parte de algo maravilloso, de ser recordado sin límites y de tener la felicidad que todos desean. Por eso mi amor no es duda y te eligió a ti desde antes de verte por primera vez.
Cuando veo tu cuerpo solo puedo pensar en los tiempos de futuro y los plurales, en palabras inmensas como la palabra eternidad.
Ojalá el amor eterno exista porque en esta vida todo nos ha resultado demasiado complicado para estar juntos. Si la justicia existe, allá donde se vaya después de la muerte nos habremos de encontrar.
Si jurar amor eterno es verme envejeciendo día a día junto a ti, entonces, sin dudarlo un instante, puedo prometértelo.
Pocas personas llegan a conocer el amor eterno porque para ello hay que tener el alma limpia de miedos.
Yo cuando me muera me quiero ir a vivir a la eternidad de tu certeza.
Cuando me vaya de esta vida dejare un mensajero que siga contándote lo que te sigo amando, porque mereces tener de mí más de lo que pueda darte en una sola vida.
Después de conocer a la persona que amas no puedes hacer más que seguir ese camino que se abre ante ti, cerrar los ojos y continuar dando pasos a su lado mientras lo sientas dentro.
¿Es suficiente una vida para vivirla a tu lado? porque no creo que sea justo encontrar a tu alma gemela y tener que dejarla en tan solo unos lustros.
Nunca dejes que te asole la tristeza del fin. Tú y yo tenemos la grandeza de la percepción eterna.
Después de la vida el amor continúa, porque los que aman desde dentro no dejan de sentir ese profundo sentimiento de amor cada vez que a su mente vuelve el recuerdo de quien fue...
Te miro de reojo, no quiero que me veas mientras escribo esto....mi amor por ti no es eterno... es sempiterno.
Sé que nuestro amor será eterno porque, cuando te miro, pienso en ti como en ese lugar en el que quiero envejecer.
El amor eterno es ciego, pero necesita tu mirada, es descarado aunque requiera de tu paz, es frágil y sin embargo vive para siempre con tus serenas palabras.
El amor eterno es ese que pasamos media vida tratando de encontrar sin caer en la cuenta de que en realidad es él quien tiene que venir a buscarnos.
Mi amor por ti no está sujeto al espacio, ni al tiempo: es libre, inmenso y eterno.
Ayer me di cuenta de que han talado aquel árbol en el que, nuestros nombres surcados por un corazón con flecha, pensaban que serían eternos en un mutuo destino.
Nadie dijo que fuera fácil construir la eternidad a base de besos.
La energía que se emana, de cada uno de nuestros besos; nos está haciendo una casa en la ciudad de lo eterno.
Colorín, colorado...este cuento...no ha acabado... un último beso sigue flotando.