Frases de María Díaz

Ordenar por:
Frases de María Díaz
Tu pupila se proyectó en mi pupila y el iris del amor se fraguó con tu sonrisa.
Sorbito a sorbito bebo tu amor; cocktail embriagor con el mejor sabor.
Agarrar tu mano mientras vamos al supermercado, me hace sentir el hombre más afortunado.
El primer amor se queda tatuado en la memoria del querer.
Hoy voy a echar perfume de tu olor. Vainilla azucarada con sabor a mermelada.
Yo cuando me muera me quiero ir a vivir a la eternidad de tu certeza.
No estés triste porque me voy lejos. El amor si es verdadero trasciende al espacio y al tiempo.
Insoportable existencia la mía ante la certeza de no volver a verte.
Confieso que fue duro dejar de quererte...pero un whatsapp puede hacer maravillas.
No podemos amarnos aunque el deseo palpite en tu pecho y en el mío, aunque solo con verte todo mi cuerpo dibuje una sonrisa...no hay posibilidad para este amor imposible.
No hay lugar para mí en tu vida. Lo imposible de un amor que no tiene cabida.
Hay días que te contemplo en silencio: hermoso, templado y armonioso.
Mi amor por ti no está sujeto al espacio, ni al tiempo: es libre, inmenso y eterno.
Te declaro patrimonio de mi humanidad y persona de valor amorístico de mi C.O.R.A.Z.O.C.E.S.C.U.
La energía que se emana, de cada uno de nuestros besos; nos está haciendo una casa en la ciudad de lo eterno.
Dulce y salado es el amor que reposa en tus labios.
Tus lágrimas de amor salpicaron la distancia, y mi corazón surcó tu llanto, para decirte que te amo.
Amarte a ti es mi energía diaria.
Colorín, colorado...este cuento...no ha acabado... un último beso sigue flotando.
Somos dos héroes del amor: inmersos en la verdad de cada uno de nuestros besos.