Frases de Eva González

Ordenar por:
Frases de Eva González
Dime adiós de corazón, sin miedos y sin pena. Déjame ir y recoger los pedazos de mi alma.
Tanto maltrataste nuestra unión que la debilitó hasta el día en el que no soportó una pequeña brisa de tus palabras.
Ante mi tengo la elección de ser parte de algo maravilloso, de ser recordado sin límites y de tener la felicidad que todos desean. Por eso mi amor no es duda y te eligió a ti desde antes de verte por primera vez.
Esos enamorados que te parecen locos, que no tienen la cordura para actuar con la razón y que ves hipnotizados por el corazón del otro, no son más que un reflejo de nuestro amor sincero.
Ofrece tu mano al que crees que te necesita, tu sonrisa a quien sabes que requiere de tu ánimo y tu tiempo a ese que te susurra al oído.
No tomes de mi mano lo que no serás capaz de compartir después conmigo, porque lo que te ofrezco es para siempre y eso tú no lo deseas.
Lucha por la persona a la que amas, y hazlo mientras tu corazón sienta que por ella lo darías todo.
Tu presencia llena mi vida y esa sonrisa es la que da la luz a mis días.
Dejé atrás tanto dolor por ti que soy la sombra de quien fui alguna vez.
Quiero dejar de fingir que te amo, porque el dolor que sentirás al saber que nunca me has tenido será menor del que sentirías al saber que deseo a otro.
Es la decepción la que se hace ver cada mañana en mí, un estado de irremediable final, el de nuestra historia.
Cuando no te queda dentro nada que ofrecer, el color de la vida se hace oscuro, los días son grises y el amor parece algo irreal que inventamos para consolarnos.
Cuando me vaya de esta vida dejare un mensajero que siga contándote lo que te sigo amando, porque mereces tener de mí más de lo que pueda darte en una sola vida.
Después de conocer a la persona que amas no puedes hacer más que seguir ese camino que se abre ante ti, cerrar los ojos y continuar dando pasos a su lado mientras lo sientas dentro.
Después de la vida el amor continúa, porque los que aman desde dentro no dejan de sentir ese profundo sentimiento de amor cada vez que a su mente vuelve el recuerdo de quien fue...
La vida es muy corta para estar razonando ante los disparos del corazón, por ello deja de detenerlo y navega una sola vez por ese primer impulso de pasión.
Te conozco con todos tus defectos y virtudes, manías y brillantes ideas, y hasta he visto el ángel y demonio que llevas dentro... Y por todo ello te amo, rindiéndome a ti en cada momento de nuestra existencia.
Puede que queme hoy un poco de mi espíritu para calentar mi aliento que está helado sin ti.
No quisiste abrirme tu corazón, darme una esperanza para que te ofreciese lo que tenía preparado para ti, y sin embargo miras hacia otro lado, sin ser consciente de que él no te dará ni una milésima parte de lo que yo te pude haber dado.
Sin amor no existe ilusión, no hay pasión, alegría. Por eso déjate amar y quiere como si cada vez fuese la primera vez que te enamoras.