Frases de Aroha Díaz

Ordenar por:
Frases de Aroha Díaz
No subestimes el amor que nadie te procese porque hasta el agua más pura se puede contaminar.
Es irónico que tú me hables de canciones de amor, cuando no tienes ni idea de qué significa cada palabra en sus letras.
¿Celos por amor? Eso es como decir que el hambre en el mundo es por voluntad de quienes la padecen.
Los celos son al amor lo que un gusano a la manzana. Avanzan poco a poco pero terminan destruyendo de manera letal.
En esta historia ambos perdimos: tú amor el verdadero y yo mi tiempo.
Cuando cada palabra se convierte en un puñal llegas a cuestionarte todo lo que creías acerca de tu relación.
Qué pasaría si uniésemos todos los momentos de nuestras vidas en los que ha sido protagonista el amor? Quizás descubriésemos el sentido de muchas cosas y una verdad universal que sería imposible refutar.
No temas amar, teme no saber frenar tus sentimientos cuando se dirijan a un precipicio. No hay nada peor que amar a quien no merece ningún amor.
Ojalá el amor eterno exista porque en esta vida todo nos ha resultado demasiado complicado para estar juntos. Si la justicia existe, allá donde se vaya después de la muerte nos habremos de encontrar.
El primer amor no se olvida. La diferencia está en cómo se recuerda: si con dulzura o con temor.
Imposible es un término que el que ama de verdad no contempla jamás.
Si quieres que tu relación sea duradera, vacía tu mochila de miedos, arrogancia, dudas, orgullo y egoísmo porque será un viaje largo aunque con dulces momentos.
¿Una despedida tiene que ser triste? Yo casi celebro una fiesta el día que saliste por la puerta. Jamás sentí tanto aire puro entrar en mis pulmones después de una cárcel de mentiras tan larga.
Es hermoso sentir como tu corazón se ilumina mientras una sonrisa se amplía ante tus ojos.
‘Te quiero pero como amigos’ es una forma cruel de consolar a quien te ama y jamás será correspondido.
Si en algún momento te cuestionas cómo es posible querer a alguien y a la vez hacerle tanto daño, mira bien si estás actuando por amor o, por el contrario, con miedo, orgullo o con egoísmo.
Nunca pensé que pudiera quedarme tantas horas mirando unos ojos, sintiendo que el tiempo se ha parado y que soy inmensamente feliz.
¿Que cómo es amar y no ser correspondido? Como una llama que arde y se apaga en tus entrañas a base de dolor y desesperanza.
No creo que el error fuera amarte demasiado, el verdadero fallo fue quedarme cuando todo el universo me gritaba que me fuese.
Quizás algún día dejes de pensar que la vida es injusta contigo y te des cuenta de que la justicia reside en haber perdido lo que no supiste cuidar.