Frases de Enrique Mulet

Ordenar por:
Frases de Enrique Mulet
No me voy a despedir de ti, no puedo. Para mi tu siempre serás sal y arena en la costa norte de mi vida.
Esto de quererse a distancia tiene su gracia...te veo por el skype y te beso en virtual.
El silencio es maravilloso cuando el susurro del placer deja entrever la verdad de nuestro querer.
Algunas veces apareces en mis sueños para recordarme que no hay ensoñación más real que la de tus besos.
Te he declarado el hombre de mi vida; porque te quiero, así, tal como eres.
Adiós amor, no te vayas muy lejos que en cuánto salga mi tren iré a tu reencuentro.
Lunita, dijo la estrella: esa chica tan bonita debe ser una sirena. Estrellita, dijo la Luna: esa chica tan bonita debe ser doña belleza.
Te has empeñado en no quererme, y yo no creo en lo imposible, así que mi amor se queda en derrota y caída.
El paso de los días me crea la incógnita de que la ilusión por nuestro amor pueda perderse, de que una noche me acueste y no te encuentre al otro lado de la cama. Pero entonces siento tu brazo que me da un calor de verano e ilumina mi sonrisa.
Tus ojos traspasan lo escarpado de mi alma.
Tristeza le dijo a amargura, amor no nos quiere y en soledad se mece.
Tanto amor que tengo para darte y tu empeñado en escaparte.
Ese tren en el que te vas, no te lleva en realidad a ninguna parte pues mi amor por ti continuará como hasta ahora, estando a tu lado.
Un amor verdadero como el nuestro es capaz de engañar al tiempo en una dulce trampa de amor eterno.
Soy un barquito de papel que navega en la pena de que no estés a mi vera.
Mi corazón se ha ido en tu maleta de mano. Cuando vuelvas tráelo a salvo. Tu amor será su mejor aliado.
Bonita estampa se dibuja en mi ventana, cuando tu figura aparece en mi cama.
Nadie dijo que fuera fácil construir la eternidad a base de besos.
La tristeza es un parásito que se instala en nuestro corazón para engullir cualquier atisbo de alegría.
Una buena amiga, es compañera, hermana, madre, aliada y, sobre todo, amiga.