Frases de Enrique Mulet

Ordenar por:
Frases de Enrique Mulet
Cuando estoy junto a ti pienso en que pronto deberían cambiar el diccionario, porque no existe en él palabra para expresar lo mucho que te quiero.
A veces es necesario levantarse y seguir caminando en la aventura de amar porque, es posible que nuestro destino amoroso no haya llegado todavía.
Te voy a comprar una lupa de aumento para que fijes tu mirada en mí el próximo día que te vea. Me da pena que dejes escapar a la mujer de tu vida.
No cambiaría un minuto de ayer contigo por la vida eterna sin ti.
Tu voz se quebró cuando mis labios nombraron lo innombrable, IMPOSIBLE. Desde luego no es una palabra apta para corazones hambrientos.
Me pides que te ame de verdad, ¿acaso cada vez que te miro no me deshago en un amor que traspasa cualquier verdad?.
Cuando no hay nada que puedas hacer para recuperar lo perdido, el vacío se convierte en abismo.
En otro lugar del mundo, en el que todo es más sencillo, existen dos personas como nosotros que se aman y que estarán juntos para siempre.
¿Por qué continuar amando a un imposible? ¿Qué tienen sus palabras que me atrapan? ¿Qué tienen sus ojos que no me dejan escapar? ¿Por qué no sé mirar hacia otro lado?.
Encontrar el amor de nuestra vida es como jugar al golf: aunque sea prácticamente imposible llegar de un solo golpe al último hoyo, nunca perdemos la esperanza de conseguirlo.
No hace falta que pases dos veces para darme cuenta de que en ti se esconden todas mis necesidades, en tu sonrisa se alzan las cosas más dulces, en tu mirada me esperan grandes proyectos y en solo un golpe de vista me has ganado por completo.
Soy una súper heroína, etérea me desplazo levitando sobre eternidad de un amor que no sabe de tiempos.
Cuando vuelvas a casa acércate a mi cama que tengo una cosa que decirte al oído: la próxima vez no cierres con llave y me dejes dentro.
Sé desde hace tiempo que soy tu pañuelo de lágrimas, que descargas sobre mí todos tus amores perdidos. Yo quisiera ser aquel por el que suspiras, aquel por el que te desvelas y el que deseas que salga a tu encuentro.
Pequeña embustera, di la mentira más grande de tu vida y grita que no me amas como si de verdad no supieras lo mucho que yo te quiero.
¿Acaso anoche me robaste la razón que no la encuentro? Ven y dame la cordura para continuar amándote antes de que mi locura por ti me nuble la existencia.
No consigo enfrentarme al día a día con el corazón roto en pedazos y el puño en la boca por no seguir llorando tú rechazo.
Enamorarse no solo supone entregarse en cuerpo y alma al ser amado, sino aprender también el idioma de su cuerpo.
Eres todas las cosas que deseo y necesito: mi aire, mi alimento, el agua que calma mi sed y mi razón para sonreír todos los días.
Dejar de quererte ha sido la mejor decisión de mi vida, vuelvo a sonreír y me siento feliz.