Frases de Enrique Mulet

Ordenar por:
Frases de Enrique Mulet
No me digas adiós, dime 'luego nos vemos' que aunque sea mentira yo me lo creeré.
Regala hoy la mejor versión de ti mismo y disfruta del momento. Y como la vida no es otra cosa más que amor, a alguien o a algo, ámales todo lo que puedas.
Cuida como un regalo de la vida a ese amigo que te corrige cuando te equivocas, que está presente cuando algo malo te pasa, que está para bailar, reír y soñar.
Las rupturas son como la estela que dejan los aviones: cuanto más grandes son, más tiempo cuesta que desaparezca la estela y el rastro de su herida.
Mi velocidad cero se multiplica por tu tiempo para anular el espacio que nos separa y así poder amarte en un estado eterno relativo.
No hay amigos que se impliquen tanto como tú y sin embargo con los que yo sienta que no es suficiente. No me sirve porque lo que deseo es que estés a mi lado y un buen día sientas lo mismo que yo y dejes de ser solo mi mejor amigo.
Un silencio seco y mudo quebró la luz de mi vida cuando tu te fuiste. Sola y desgarrada se quedó mi alma deambulando por la locura del amor eterno.
No dejes que la distancia te ponga triste, no puede ganar esta batalla. Sé fuerte, sé libre y ama sin condición ni lejanía.
Cuando nos despedimos no me gusta decirte adiós, porque el deseo de verte ya me quema en los labios en forma de holas y de besos.
El último aliento de nuestro amor se quedó fijado en tu ventanilla de ida con forma de beso y un hasta luego.
El amor verdadero es como los caramelos pica-pica: tras la parte ácida que nos estremece, comienza en realidad la parte más dulce.
No me importa qué será de mi cuerpo cuando el tiempo y la vida lo envejezcan. Lo que me importa es saber que los ojos de tu amor lo seguirán mirando.
Con tan solo mirarle a los ojos sabrás si es amor lo que sientes. Cógele de la mano y deja que tu corazón te revele lo que tiene escondido.
Te amaba tanto, que tu engaño, se ha tornado en el más oscuro desencanto.
Quisiera darte todo aquello que no te di por egoísmo, regalarte lo que me guardé todo el tiempo que estuve a tu lado. Me gustaría hacer un gran paquete y compensar lo que no fui para ti.
Olvidar la funda de mis gafas sobre la mesa de ese bar ha sido el extravío más revelador de mi existencia...giré y ¡zas! Tú y mi funda, armonioso conjunto para una miope recién enamorada.
Al amor adolescente suelen dársele mejor la lengua, la química y la biología que las matemáticas. .
Si el amor pasa por tu lado y no lo ves, no es amor, es tan solo un espejismo. Si lo ves claramente, cuidado con tu corazón, porque te puedes enamorar.