Frases de Gustavo Adolfo Bécquer

Ordenar por:
Frases de Gustavo Adolfo Bécquer
Podrá nublarse el sol eternamente; Podrá secarse en un instante el mar; Podrá romperse el eje de la tierra como un débil cristal. ¡Todo sucederá! Podrá la muerte Cubrirme con su fúnebre crespón; Pero jamás en mí podrá apagarse La llama de tu amor.
El alma que hablar puede con los ojos también puede besar con la mirada.
Al brillar un relámpago nacemos, y aún dura su fulgor cuando morimos, ¡Tan corto es el vivir! La gloria y el amor trás que corremos, sombras de un sueño son que perseguimos. ¡Despertar es morir!
Por una mirada un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso...¡yo no sé qué te diera por un beso!
Asomaba a sus ojos una lágrima y a mi labio una frase de perdón; habló el orgullo y enjugó su llanto, y la frase en mis labios expiró. Yo voy por un camino, ella por otro; pero al pensar en nuestro mutuo amor yo digo aún: "¿Por qué callé aquel día?" Y ella: " ¿Por qué no lloré yo?".
Hoy la tierra y los cielos me sonrien; hoy llega al fondo de mi alma el sol; hoy la he visto..., la he visto y me ha mirado... ¡Hoy creo en Dios!
¿Quieres que conservemos una dulce memoria de este amor?, pues amémonos hoy mucho y mañana ¡digámonos, adiós!
Los suspiros son aire y van al aire. Las lágrimas son agua y van al mar, dime mujer, cuando el amor se olvida, ¿sabes a donde va?.
1