Frases tristes de amor

Ordenar por:
Frases tristes de amor
Se desliza la vida hacia un adiós eterno y mi amor se hace inmenso ante el inminente encuentro.
La soledad ha sido una verdadera amiga, nunca me ha dejado, aun cuando yo trato de alejarme de ella, siempre está conmigo.
A un paso del abismo del jamás me he quedado petrificado. Tus labios se han sellado y mi corazón se ha helado.
La tristeza recubre la coraza de mi corazón cuando intento obligarle a entrar en razón y a hacerle entender que está de nuevo solo.
Por más que el tiempo pase mis llantos seguirán empapando tu recuerdo, mi delito es amarte, mi sueño tenerte, mi mal no poseerte, y mi agonía no olvidarte.
Tengo vértigo al pensar que muero, porque sin ti, la vida que soñaba no llegará. La vida se acorta, la esperanza se pierde.
Los recuerdos nunca se olvidan, solo se dejan de recordar.
Daría más de lo que tengo por volver a verte un instante. Tan sólo ese momento que necesito para ver tu mirada cómplice y saber que sigues estando ahí después de todo.
Me quedé con todo mi amor sin saber qué hacer, ¿dónde meterlo? ¿dónde guardar todo lo que sentía por ti?.
Te has ido para siempre y sin previo aviso. ¿Podré vivir en la oscuridad a pleno día?.
Quisiera darte todo aquello que no te di por egoísmo, regalarte lo que me guardé todo el tiempo que estuve a tu lado. Me gustaría hacer un gran paquete y compensar lo que no fui para ti.
No sé si pueda perdonarte. Sólo sé que aunque tome la decisión de marcharme, donde quiera que vaya seguiré amándote.
El corazón no muere cuando deja de latir, muere cuando los latidos ya no tienen sentido.
Al escuchar tu voz me río, al ver tu cara me alegro, pero todo se pone triste porque sé que no te tengo.
Me enseñaste a vivir contigo, pero ¿cómo vivo ahora si no estás aquí?.
Qué triste es el mundo sin un ser amado, pero más triste es tenerlo y no poder estar a su lado.
El amor es tan fuerte como la muerte y al mismo tiempo tan frágil como el cristal.
Tú te vas, apartando la mirada, como sí no hubiera llegado a ser lo que te prometí, por eso cierras los ojos para que la realidad no te ciegue.
¡Qué triste cuando alguien que conoces se convierte en alguien que conocías!
Lo más triste en este mundo es querer a alguien antes de que te quiera a ti.