Frases tristes de amor

Ordenar por:
Frases tristes de amor
Para una mujer, el primer beso es el final del principio; para un hombre, el comienzo del final.
La mayor tristeza es amar a alguien y no recibir su amor a cambio, pero si tu amas a ese alguien, tu alegría más grande será verlo feliz, aunque su felicidad haga mayor tu tristeza.
El primer suspiro de amor, es el último de la razón.
Por fin comenzaba a superar nuestra separación y por fin comenzaba a comprender que nunca serias mío, pero hoy me sonreíste y echaste todo a perder.
Uno no se enamoró nunca, y ése fue su infierno. Otro, sí, y ésa fue su condena.
Con dolorido cuidado, desgrado, pena y dolor, parto yo, triste amador, de amores desamparado; de amores, que no de amor.
No existe amor en paz. Siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas.
Dijiste que fui fría, pero tu qué sabrás de calor, si sólo eres un niño que juega con el amor, yo habré jugado, pero nunca traicionado, cuando sepas de la vida y lo bonito que es querer, aprenderás que yo fui niña y te amé como mujer.
Ningún lugar en la vida es más triste que una cama vacía.
Triste se encuentra el sol cuando el cielo está nublado y triste me encuentro yo cuando no estás a mi lado.
Amar sin esperanza debe ser muy triste; pero más triste debe ser vivir sin la esperanza de amar.
Nunca digas nunca, nunca digas siempre, nunca digas "te amo" si de verdad no lo sientes.
No hay sentimiento más desesperante que la decepción, ni más amargo que la soledad.
Aunque te vayas de aquí, siempre estarás en mi mente, nunca serás mi pasado, siempre seras mi presente.
Si tengo la letra borrosa no creas que no sé escribir, es que se me caen las lágrimas cada vez que pienso en ti.
Duele amarte, pero duele más no poder decírtelo por miedo a que me rechaces.
Amiga dile que no le quiero, dile que le he olvidado, pero que nunca se entere, que al decirlo estaba llorando.
El amor no es sólo besos y abrazos, porque alguien puede amar con todo el corazón sin tocar ni ser tocado.
No es más grande quién más sitio ocupa, sino quién más vacío deja cuando se va.
Lo malo de la felicidad es que al irse deja recuerdos.