Frases de amor verdadero

Ordenar por:
Frases de amor verdadero
La mayor expresión de afecto no es un beso, una caricia o un abrazo, es esa extraña sensación de no poder vivir sin otro cuerpo.
Nunca conocerás la verdadera felicidad, hasta que hayas conocido el amor, y nunca comprenderás el verdadero dolor, hasta que lo hayas perdido.
El amor verdadero es aquel que te hace pensar que realmente la vida es una oportunidad maravillosa.
El amor auténtico, el amor ideal, el amor del alma, es el que sólo desea la felicidad de la persona amada sin exigirle en pago nuestra propia felicidad.
No sabes lo que es el amor verdadero hasta que el destino pone a prueba cuánto eres capaz de soportar por la felicidad de la persona amada.
No es necesario que te lo diga, porque tú ya lo sabes. Te empeñas en que hable, en que me abra a ti, pero no puedo hacerlo, no tengo palabras para expresar el sentimiento tan profundo que me invade al estar contigo.
No me gustan los amores pretenciosos, ni los de mil palabras de amor. Sólo deseo ese amor silencioso que te ama sin explicaciones, sinceramente, desde adentro.
¿Mi amor es certero? ¿Es lo que tengo un sentimiento sincero y profundo? Dime corazón ¿Es lo que siento, y que no puedo explicar, una emoción de amor?.
El amor que siento hacia ti no mueve montañas ni podrá construir una escalera hasta la luna. Pero en ese sentimiento encontrarás una pizca de mi vida que si lo guardas te dará la felicidad.
El amor verdadero es aquel que nos enseña lo que realmente somos.
Antes del amor sincero hay esperanzas, ilusiones y motivaciones por conseguirlo, después de haber encontrado al amor verdadero… La nada.
El amor verdadero es aquel que no encuentra obstáculos para su supervivencia.
No tengo claras muchas de las cosas que deseo en esta vida. No sé qué profesión escogeré o qué casa me compraré, sólo tengo claro que contigo a mi lado nada será difícil.
El amor es la única guerra que no se gana con el asedio y la batalla, sino con la rendición.
Me rendí a ti un día sin pensarlo, dejándome llevar hacia donde esta aventura nos llevase. Y ahora que llevamos navegando tanto tiempo, no deseo llegar a ningún lado, sólo deseo continuar navegando a tu lado.
Tu abrazo, como un cálido verano, me protege y me guarda de las inclemencias de la vida; de cualquier dolor helado del invierno.
El amor verdadero no tiene límites, no conoce las barreras y nace para ser libre.
El amor verdadero es aquello que perdura aun cuando las inclemencias del tiempo han devastado todo lo demás.
Al iniciar una relación siempre crees que ese amor es el verdadero, el que llena tu vida y con el que deseas estar toda la vida, pero entonces llega otra persona… el verdadero amor.
El amor verdadero es tan puro como la palabra de un niño, tan fuerte como la mayor de las murallas y tan resistente como el agua, que por más que pueda variar en su forma, siempre mantiene su esencia.