Frases de amor verdadero

Ordenar por:
Frases de amor verdadero
Cuando te conocí, tardé poco tiempo en comprender que el plural de yo era tu nombre.
Cuando tocas por primera vez a la persona que quieres, hueles en ella todos los colores y sientes todas las melodías. Es el momento de conexión más perfecto.
Abre la puerta y no digas nada, mi amor verdadero no espera, porque el amor sincero da sin nada a cambio, no entiende de expectativas, porque la única recompensa es la unión de los dos.
El amor es caprichoso y exige su momento, quien no sabe verlo no merece sus bondades.
No entiendes el sentido de la maternidad, ese sentimiento que la motiva hasta que amas tanto a alguien que la idea de ver crecer algo vuestro en tus entrañas te parece maravillosa.
Mi amor por ti es tan verdadero que hasta los poros de mi piel gritan: ¡te quiero!
Somos dos héroes del amor: inmersos en la verdad de cada uno de nuestros besos.
Uno se da cuenta de que está frente a la persona con la que quiere compartir el resto de su vida cuando duermen abrazados por primera vez.
Tras la copa te dije lo que llevaba sintiendo tanto tiempo que ni el aire, ni el mar, ni los años, ni los amigos, ni el trabajo, ni tus parejas, ni las mías, han podido hacer que el recuerdo de tu último abrazo se me quite del corazón, tu decidirás si de lo que te hablo es o no verdadero amor.
Después de un largo y tedioso día de trabajo, no hay mejor reposo que el calor de tu abrazo.
No lo invité pero vino sin avisar, no esperaba que llegará con esa intensidad, pero él lo consiguió amiga. Su sinceridad, su presencia, su bienestar y su afecto hicieron que me rindiera por completo a este amor verdadero.
La verdad más grande que he dicho nunca, la pronuncié el día que te dije "te quiero".
Ahora entiendo esto del amor: de pronto el mundo se detiene para enseñarte durante algunos segundos como tus piezas encajan por completo con las de otra persona.
Un amor de verdad no tiene por qué durar para toda la vida, basta con que, en origen, tenga la fuerte convicción de la permanencia.
Me llena de orgullo, mi vida, sentir que han pasado los años y al final todas las promesas se cumplen y las bocas se callan, porque no hemos demostrado más que la confianza es nuestro amor, que al final es verdadero.
Las relaciones pasan por multitud de fases, pero si hay amor verdadero, en todas ellas hay un tercero para absorber los excedentes de cariño: un pez, un perro o un gato.
Cuando amas a alguien de verdad, realmente eres capaz de hacer cualquier cosa por hacerla feliz incluso aunque esa felicidad no esté junto a ti.
Por la ventana te vi pasar, ibas con ella de la mano. En ese momento supe que lo que estaba sintiendo era amor verdadero porque un latido tan fuerte no puede ser un amor pasajero.
Lo que más valoro en mi pareja es la sinceridad porque el tiempo me enseñó que el peor inquilino de una relación es la mentira.
El verano es más pleno con días soleados y noches estrelladas acompañados de quien tu amas.