Frases de amor verdadero

Ordenar por:
Frases de amor verdadero
En el verdadero amor, el alma oculta al cuerpo.
El verdadero amor no es otra cosa que el deseo inevitable de ayudar al otro para que sea quien es.
Escucha bien amor lo que te digo pues creo no habrá otra ocasión para decirte que no me arrepiento de haberte conocido.
Una experiencia espiritual es sobre todo una experiencia práctica de Amor. Y en el amor no existen reglas. Podemos intentar guiarnos por un manual, controlar el corazón, tener una estrategia de comportamiento... Pero todo eso es una tontería. Quien decide es el corazón, y lo que él decide es lo que vale.
¡Cosa curiosa! El primer síntoma del verdadero amor en un joven es la timidez, en una muchacha es la audacia.
No hay disfraz que pueda largo tiempo ocultar el amor donde lo hay, ni fingirlo donde no lo hay.
El amor no debe rogar, ni tampoco exigir. El amor tiene que tener la fuerza suficiente para llegar por sí mismo a la certeza. Entonces ya no es arrastrado, sino que arrastra.
Corriendo el riesgo del fracaso, de las decepciones, de las desilusiones, pero nunca dejando de buscar el Amor. Quien no desista de la búsqueda, vencerá.
En el verdadero amor no manda nadie; obedecen los dos.
El amor auténtico, el amor ideal, el amor del alma, es el que sólo desea la felicidad de la persona amada sin exigirle en pago nuestra propia felicidad.
El amor nunca impide a un hombre seguir su Leyenda Personal. Cuando esto sucede, es porque no era el verdadero Amor, aquel que habla el Lenguaje del Mundo.
El amor verdadero hace milagros, porque el amor mismo es ya el mayor milagro.
La frase más púdica que he oído jamás: "En el verdadero amor, el alma es la que envuelve al cuerpo".
El verdadero Amor se modifica con el tiempo, crece y descubre nuevas maneras de expresarse.
El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece.
El amor verdadero no espera a ser invitado, antes él se invita y se ofrece primero.
El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto.
El amor supremo, como el arte supremo, es devoción.
El verdadero amor ilumina tus pensamientos como el sol ilumina el mundo.
El amor verdadero no tiene final feliz, porque el verdadero amor nunca termina.