Frases de Jlazett

Ordenar por:
Frases de Jlazett
No te despidas de mí aun, no lo hagas. Lejos, donde quiera que vayas, mi alma seguirá junto a ti.
Amar es elegir y a ti te elegiré cada día de mi vida. Siempre. Pase lo que pase.
Y tú le llamas amistad cuando cada una de mis sonrisas esconde el profundo dolor de saber que no te puedo tener.
Amar es el mejor combustible que posee el ser humano: ningún obstáculo hay que no podamos superar cuando lo sentimos en nuestras entrañas incluso cuando nos sentimos profundamente agotados.
El amor verdadero no tiene límites, no conoce las barreras y nace para ser libre.
Cuando necesitas experiencia para saber cómo reaccionar ante un beso, una caricia o un abrazo, es probable que lo que sientas pueda llevar cualquier nombre menos el de amor.
El amor a primera vista existe y quien ha perdido la noción del tiempo observando un rostro desconocido sabe bien de qué trata.
El amor imposible existe y es aquel que se manifiesta en forma de impotencia cuando nos sentimos físicamente cerca de quien amamos y a un millón de kilómetros de su pensamiento.
El amor verdadero es aquello que perdura aun cuando las inclemencias del tiempo han devastado todo lo demás.
Por más que me lo pregunto no puedo entender cómo ocurrió. Lo único que sé con certeza es que ahora ya no entiendo el mundo sin ti.
Quererte y que no me quieras. Pensarte y que no me pienses. Vivir por ti y que tu rechazo me arranque la vida.
Llegados a este punto solo puedo coger mis maletas y marcharme a otro lugar. No se trata de orgullo, se trata de amor propio. No quiero depositar mis sentimientos donde no son bien recibidos.
Amarte aun cuando el dolor ha devastado tu voluntad. Que me traiciones aún cuando te he entregado mi vida.
El amor imposible es aquel que no es capaz de salvar la distancia existente entre lo que dices y lo que yo entiendo.
El amor se muestra constante incluso en sus peores momentos: progresivamente nos va cegando y progresivamente también se va pudriendo en nuestro interior cuando no encuentra con qué seguir creciendo.
Si nunca has sentido el estómago explotar de felicidad al recibir un suave beso en los labios, probablemente nunca hayas estado enamorado.
Tu luz ilumina mi sendero de la misma forma que las luciérnagas el camino de un solitario caminante nocturno.
Sin ti no encuentro razones para seguir sonriendo, ni motivos para seguir andando.
Cómo ser tu amiga si no hago más que sufrir por la distancia de tus labios.
La distancia no puede acabar con el amor si lo que sentimos realmente merece llevar ese nombre.