Frases románticas

Ordenar por:
Frases románticas
El amor, que nos persigue, es con frecuencia un tormento para nosotros; y sin embargo, le damos las gracias, porque es el amor.
Cada vez que me miras lo haces como si descubrieras por primera vez algo maravilloso en mí aunque ya me hayas visto cientos de veces. Y entonces tengo la certeza de que me amas.
Con los ojos cerrados te veo, con ellos abiertos te miro...Con las manos cerradas te toco, con ellas abiertas te acaricio... Con la boca cerrada te hablo, con ella abierta te beso... Te escucho y suspiro, respiro y te inhalo, con los cinco sentidos.... Te Amo!.
Si me pidieran que cambiara una sola cosa de ti, lo único que querría cambiar, es de tema.
Contigo hasta lo más simple, lo más banal y lo más insignificante se vuelve grande.
No esperes a que los demás tomen la iniciativa, cuando sabes que te mueres de ganas de un abrazo, una caricia, un beso.
La plena felicidad no la proporciona ser rico, sino amar tan profundamente a alguien, que juntos podáis convertir las dificultades de la vida en aventuras interesantes.
Cuando sonríes por un momento incluso parece que algo en este extraño mundo tiene sentido.
No sabía lo que era el amor hasta que te vi pasar desde el otro extremo de la calle y me encontré con esa mirada.
No pasa nada si nuestro amor es imperfecto, lo importante es que sea honesto, humilde y bello.
Me gustas tanto que me comería a bocados todo tu cuerpo.
Soy un icono con forma de corazón con ganas de colarse en tu smartphone.
Desnuda tu alma ante mí y ámame sin tapujos, con tu esencia, con todo tu ser, como yo lo hago.
Me gusta quererte como se quieren las cosas que no se tienen. Solo así nunca dejan de desearse.
Las mejores frases de amor son las que se pronuncian sin haberlas pensado.
Aunque valoro el silencio y sus efectos positivos para encontrar en él la tranquilidad, sin tu voz toda soledad es imperfecta.
Cada vez que te veo pasar algo en mí se ilumina. No sé si es tu sonrisa, tu mirada o lo que emana de tu piel, pero siento que soy incapaz de pasar sin ti ni un solo instante.
Asoma tu sonrisa por la ventana de mi alma y ¡zas! se evapora la tristeza de cualquier mañana.
Contigo hasta lo más simple, lo más banal y lo más insignificante se vuelve grande.
No sé exactamente qué clase de amor es el que siento por ti, solo sé que no me imagino ya ni un solo día de mi vida sin ti.