Frases románticas

Ordenar por:
Frases románticas
El amor es un concepto fácil de identificar; es cuando el domingo por la mañana, solo uno de los dos lleva la cartera encima.
El amor nace de tu tímida mirada al cruzarse con mis ojos y darnos cuenta de que estamos sonriendo.
El amor es un movimiento de los sentidos y del alma, que tiene su origen en el celo, fatalidad orgánica y repugnante, pero que, transfigurada de repente por el idealismo del espíritu, se impone a la imaginación y al corazón como el más excelso y el único bien de la vida, sin el cual ésta solo sería un prolongado morir.
El amor es indudablemente llama, deseo y paraíso que puede encontrarse en todas partes, pero es también un cultivo, y exige algún tiempo y recogimiento para que pueda conocerse, comprenderse y penetrar poco a poco, día por día y por grados, en el alma.
¡Desgraciado el que no haya amado más que cuerpos, formas, apariencias!La muerte se lo arrebatará todo. Amad a las almas, y las volveréis a encontrar.
Nada se parece tanto a la dicha como el amor.
El amor antojadizo no busca calidades, sino hermosuras.
Amor es duende importuno que al mundo asombrado trae, todos dicen que le hay y no le ha visto ninguno.
Que es amor dulce materia para no sentir las horas que por los amantes vuelan.
Cuando beso tu cuello y enredo mis dedos en tu pelo, tengo la sensación de estar acariciando el centro del universo.
El amor que inspira la belleza es el olvido de la razón..., un vicio vergonzoso y que de ninguna manera puede aliarse a un espíritu sano.
El amor, el vivo y fatal amor, no es menos que una ley celeste, tan poderosa y también tan incomprensible como la que sostiene al sol en el espacio.
La reducción del Universo a un solo ser, la dilatación de un solo ser hasta Dios; esto es el amor.
Hay gentes que piensan que el amor no es sino una especie de perfume; cierto que la flor que lo exhala es la más bella de la creación.
Cuatro eses ha de tener, amor para ser perfecto: sabio, solo, solicito y secreto.
Estamos persuadidos de que el amor, sentimiento y lujuria, es la cosa menos natural del mundo. En esto no hay de natural más que la continuación de la especie.
El amor, esa planta que el sol hace fructificar tan diferentemente según la oblicuidad de sus rayos...
¿Qué cosa es amor que así nos rinde y nos posee, sin que valgan contra su tiranía razón ni fuerza, ley ni cordura?.
El amor es tan solo una posada en mitad del camino de la vida.
Un susurro en tu cuello, una sonrisa escapada, una caricia casual, pueden ser el interruptor que encienda tu corazón.