Frases románticas

Ordenar por:
Frases románticas
Puede que sea cosa de grandes pensadores observar el mundo y despreciarlo. Pero a mi lo único que me interesa es poder amar el mundo, poder observarlo a él, a mí y a todos los seres con amor, admiración y respeto.
El amor es como el fuego, si no es alimentado se apaga.
La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener.
En el amor es lo mismo que en la guerra, plaza que parlamenta está medio conquistada.
Desconfiad de la luna y las estrellas, de la Venus de Milo, de los lagos, de las guitarras, de las escaleras de cuerda y de todas las novelas y novelerías. ¡Pero amad vigorosamente, arrogantemente, ferozmente, a la mujer que améis!
El amor y la verdad son dos caras de la misma moneda.
En cuanto al amor, no existe más que una sabiduría: creer. Y tal sabiduría es una locura.
Mi idea del amor consiste en estar siempre participando del trato de aquella persona amada, de compartir mis fantasias, toda mi felicida y todos mis cuidados.
¿Sabe el amor que el tiempo existe? Lo sabe: el tiempo es la pérdida o el silencio del amor.
Los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también.
El había amado y se había encontrado a sí mismo. La mayoría, en cambio, aman para así perderse.
El amor es una música cálida.
Las querellas de los amantes renuevan el amor.
El corazón tiene razones que la razón ignora: se sabe en mil cosas.
No son nube ni flor los que enamoran; eres tú, corazón, triste o dichoso, ya del dolor y del placer el árbitro quien seca el mar y hace habitable el polo.
El amor es un fruto que madura en todas las estaciones y que se encuentra al alcance de todas las manos.
El dolor es el alimento esencial del amor; cualquier amor que no se haya nutrido de un poco de dolor puro, muere.
Amor significa nunca tener que decir "lo siento".
No hay gran amor más que a la sombra de un gran sueño.
Poned atención: un corazón solitario no es un corazón.