Frases románticas

Ordenar por:
Frases románticas
El amor es la poesía de los sentidos.
El amor ha hecho en mí el blanco hacia el que corre la flecha, me ha hecho nieve al sol, cera al contacto con el fuego, y bruma en el viento.
Yo apunto siempre al corazón. Es legal y es seguro.
Decirte que te amo es poco, besarte y desearte es poco, hasta hacerte feliz es poco, todo es poco para demostrarte que moriría por tu amor.
Boca pequeñita y dulce saliva, cielo garantizado para quien la besa.
Amar a una criatura es tener necesidad de que esta criatura viva.
En un beso, sabrás todo lo que he callado.
El día que la acaricié sentada sobre mis rodillas y se vió reflejada en mis pupilas, me besó entre risas en los ojos; pero no besó en ellos sino su imagen.
El amor sin admiración sólo es amistad.
Puede que sea cosa de grandes pensadores observar el mundo y despreciarlo. Pero a mi lo único que me interesa es poder amar el mundo, poder observarlo a él, a mí y a todos los seres con amor, admiración y respeto.
El amor es como el fuego, si no es alimentado se apaga.
La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener.
En el amor es lo mismo que en la guerra, plaza que parlamenta está medio conquistada.
Desconfiad de la luna y las estrellas, de la Venus de Milo, de los lagos, de las guitarras, de las escaleras de cuerda y de todas las novelas y novelerías. ¡Pero amad vigorosamente, arrogantemente, ferozmente, a la mujer que améis!
El amor y la verdad son dos caras de la misma moneda.
En cuanto al amor, no existe más que una sabiduría: creer. Y tal sabiduría es una locura.
Mi idea del amor consiste en estar siempre participando del trato de aquella persona amada, de compartir mis fantasias, toda mi felicida y todos mis cuidados.
¿Sabe el amor que el tiempo existe? Lo sabe: el tiempo es la pérdida o el silencio del amor.
Los amores son como los imperios: cuando desaparece la idea sobre la cual han sido construidos, perecen ellos también.
El había amado y se había encontrado a sí mismo. La mayoría, en cambio, aman para así perderse.