Frases románticas

Ordenar por:
Frases románticas
El amor es invisible y entra y sale por donde quiere, sin que nadie le pida cuenta de sus hechos.
Te amo hasta la profundidad, la anchura y la altura que mi alma puede alcanzar.
El hombre tiene que estimular el ánimo y el espíritu de la mujer para hacer de las relaciones sexuales algo interesante. El verdadero amante es el hombre que la emociona al tocarle la cabeza, sonreír o mirarla a los ojos.
El amor y la afición con facilidad ciegan los ojos del entendimiento.
El amor es sonreir con sólo ver a la persona que amas.
El hombre empieza amando al amor y termina amando a una mujer. La mujer empieza amando a un hombre y termina amando al amor.
Cuanto menos poseemos, más podemos dar. Parece imposible, pero no lo es. Esa es la lógica del amor.
Una persona está loca cuando se enamora.
La belleza de una mujer debe verse en sus ojos, porque esa es la puerta de su corazón, el lugar donde reside el amor.
Cierto que en el mundo de los hombres nada hay necesario, excepto el amor.
El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.
El amor es desear con toda el alma la felicidad de alguien más, aún más, que la nuestra.
El amor es un acto de fe en otra persona y su rostro debe continuar envuelto en misterio. Debe ser vivido y disfrutado en cada momento, porque siempre que intentemos entenderlo, la magia desaparecerá.
Si quieres ser amado, ama y sé amable.
El amor, como el fuego, no puede existir sin una constante agitación.
El amor es una bellísima flor, pero hay que tener el coraje de ir a recogerla al borde de un precipicio.
El amor nos enseña todas las virtudes.
Vivimos en el mundo cuando amamos. Solo una vida vivida para los demás merece la pena ser vivida.
El amor es una ocasión única para madurar, para tomar forma, llegar a ser uno mismo un mundo por el amor del amado.
El amor es el significado último de todo lo que nos rodea. No es un simple sentimiento; es la verdad, es la alegría que está en el origen de toda creación.