Frases de desamor

Ordenar por:
Frases de desamor
Cuando te enamoras piensas que es para siempre, que durará toda la vida. Sin embargo, cuando llega el desamor a tu vida, cada día crees que será el último.
El silencio que precedió a la puerta que cerraste, se encalló en la habitación como la cicatriz en una herida.
Las rupturas se asemejan a las velas. Aunque no se consuman, aunque las apaguemos con total consciencia, no podremos evitar durante un tiempo el poso de calor que dejó la llama.
El desamor, si uno lo piensa fríamente, se reduce a un puñado de adverbios temporales: "aún no estoy seguro", "es pronto para comprometernos", "volveremos a vernos algún día" y "ya te llamaré".
No era el adiós, ni el vacío, ni el silencio que dejaste cuando te fuiste. Era el vértigo de aprender a convivir de nuevo con mi vida.
¿No tienes nada que decir? Ahora guardas silencio, te callas para no decirme que no me amas. ¿Dónde quedan aquellas palabras de amor que me decías?.
¿Por qué no me dejaste tan sólo un momento para hacerte feliz? No me diste la oportunidad de darte el amor que tenía para ti, y ahora me ahogo intentando salir del mar de emociones que me hiciste sentir.
Te has ido y no me has dado instrucciones. Ahora no se qué hacer con nuestros recuerdos compartidos, nuestros tesoros escondidos y nuestros secretos más profundos. Vuelve amor y pon orden en mi corazón.
La filosofía, a veces, nos ayuda a superar un abandono. Será un pretexto, pero me consuela pensar que para Heráclito, mañana ya no serás la misma mujer.
No quiero dormir, porque en mis sueños apareces de nuevo junto a mí, tan feliz, tan alegre… Y después despierto y muero un poco más.
El amor a distancia puede ser cruel y maltratador para los intensamente enamorados o asesino para los ligeros de corazón.
Las rupturas son como las galletitas de la suerte. En su interior, todas albergan un plan o una moraleja.
Tal vez nos damos cuenta de que el amor no es suficiente cuando el entendimiento deja claro que no está de nuestro lado y comienza a hacer sus maletas.
El desamor tiende a magnificar los recuerdos, la recreación del tacto, los instantes felices. Pero no es un pretexto para sobrellevar el pasado, sino un mecanismo para aprender a convivir con el futuro.
Es tan grande tu indiferencia y tan rápido el olvido que en lugar de corazón, te veo un nido vacío.
Son el odio y el rencor, igual que brasas ardiendo y que solamente queman, a aquel que las lleva dentro.
Yo siempre pensé que era un diamante sin pulir. Dicen que el amor es ciego, y yo te digo que sí... ¿diamante? ¡Menuda piedra que he tenido junto a mí!.
Se acabó nuestro amor y vamos a ser libres. Por todo lo que hubo, y lo mucho que te quise, quiero que vueles alto, y te alejes de mí. Se acabó nuestro amor, que seas muy feliz.
Nunca dejarás de querer a la persona de la que realmente has estado enamorada, solo podrás tratar de acostumbrarte a vivir sin él.
Dueles como piedra ardiente recién sacada del fuego; dueles mas no me quejo. Estoy pagando el precio de pensar con el corazón no con el cerebro.