Frases de desamor

Ordenar por:
Frases de desamor
Ya no espero de ti nada más que salgas de mi vida antes de que deje de recordar que algún día fuiste capaz de darme algo bueno.
Dejar de quererte ha sido la mejor decisión de mi vida, vuelvo a sonreír y me siento feliz.
Ya vendrás pidiendo que te quiera como te quise, ya vendrás suplicando que te acaricie con esas caricias de amor infinitas. Ya vendrás dándote cuenta de que estar con otra persona solo ha significado una emoción momentánea en tu vida y que ahora quieres lo que tenías.
Pienso en ti cada vez que paso por ese banco en el que leíamos los domingos, cada vez que huelo las flores del jardín en casa, y cada vez que escucho que un corazón esta tan roto como el mío.
Hay miradas que guardan historias, que cuentan vidas, que saben lo que callan y que mientras se crea una despedida dicen lo que el corazón guarda. Mis ojos te siguen mientras te vas por el camino de la despedida.
Después de mucho andar, si hay algo de lo que puedo estar segura es que me he enamorado más veces de mi imaginación que de las personas.
Lamentarse ahora es un sinsentido. ¿Por qué no fui capaz de hacerte llegar al cielo? Quizás no era el momento.
Algo que caracteriza el desamor es que nos lleva a plantearnos si realmente conocíamos a la persona con la que compartimos nuestra vida.
Un golpe de desamor ha dejado en peligro de derribo a mi pobre corazón.
De nuestra historia prefiero quedarme con lo bueno, aunque con el tiempo haya terminado entendiendo que no fuiste más que fruto de mi imaginación.
Presa de la melancolía, muchas veces grité tu nombre y al oír el eco de mis palabras comprendí que hacía tiempo que estando, ya no estabas.
El amor nos cala hasta los huesos de alegría. El desamor, nos seca los tuétanos de desesperanza.
Me gustaría que le dijeras que ya no le quiero, que ya no siento nada, que ya no creo en sus palabras, que ya no pienso en todos los lugares donde estuvimos, pero por favor, no le digas que todo esto te lo dije llorando.
Lo que daría porque las lecciones del amor no fueran tan dolorosas cuando quieren enseñarnos que nada es para siempre y que todo cambia según el fluir de la vida.
El desamor no es la consecuencia de que el amor se acabe, sino la consecuencia de darnos cuenta de que la persona que amábamos no era la quien creíamos que era.
Cuando termina el amor, todo lo que era bello se convierte en marchito, y pasamos a ser la sombra en el suelo del enamorado que fuimos.
No existen culpables en esta historia de desamor, simplemente caminamos en direcciones opuestas.
Las lágrimas que derramabas por mi cuando deseabas mis besos, se han transformado en el ácido que deshace mi corazón ahora que me has dejado.
Siento tener que decirte que mi corazón ha decidido dejarte y olvidar que un día fue tuyo.
Volando con un ala rota me he encontrado todo este tiempo en el que solo me has dado desamor. Extendí mis alas del amor pletórica desde el primer momento y he empezado a ver como se rompían cuando hemos llegado a nuestro final.