Frases de desamor

Ordenar por:
Frases de desamor
Lo peor de nuestra historia fue haberme dado cuenta de que realmente nunca hubo tal cosa.
No puedo dar más de mí, porque el amor que brotaba de mí ser no es más que un recuerdo de lo que te quise.
A la larga, las rupturas más dolorosas no son las que se producen de manera abrupta, sino aquellas que se gestan durante mucho tiempo.
Te he borrado de mi facebook para no pasar el mal trago de ver que pronto me olvidarás en brazos de otra.
Me has dejado por whatsapp... ¿Es que hay algo más humillante?.
En tantos años nunca llegué a entenderte. Debió de ser una señal de aviso para este final.
Vuelvo a escuchar a mi mente y el sueño del que he despertado ha dejado tras de sí una realidad... que no quiero vivir junto a ti.
A veces soltar la cuerda que te ata y que solo tú sujetas es la forma de ver que aquel amor no mereció la pena.
Llora cada día por él mientras le quieras, hasta que en tu cuerpo no haya cabida para más lágrimas.
No creía en que pudiera odiarse a alguien a quien has amado con locura, hasta que te conocí.
Es muy difícil explicar qué es lo que se siente cuando hay que aceptar una derrota en el amor, porque pocas cosas saben tan amargas.
Por desgracia te tuve, por suerte te perdí.
El amor es mágico cuando duran la pasión, el deseo y la comprensión, porque un tiempo después se convierte en hielo, silencio y costumbre.
Creí morir sin tu amor cuando me dejaste, pero ahora puedo ver que estaba muerto a tu lado.
Me alegro de haber superado tu marcha, de no haber caído de nuevo en tu trampa, de no haber olvidado las lágrimas derramadas. No es fácil superar el desamor pero es la única salida para empezar una nueva vida.
Contigo se esfumó mi fe en el amor pero también parte de mi fe en las personas.
Ni cientos de años borrarían el dolor de aquel momento en el que me hiciste comprender cómo duele una traición. Ni cientos de años te devolverán lo que perdiste aquella noche.
Me siento bastante estúpido al ver que tu amor se esfumó sin dejar ningún recuerdo tuyo.
Contigo aprendí que es posible estar al lado de alguien y sentirse profundamente solo.
No consigo enfrentarme al día a día con el corazón roto en pedazos y el puño en la boca por no seguir llorando tú rechazo.