Frases de amor divertidas

Ordenar por:
Frases de amor divertidas
Los amores son vientos necesarios para poner a la gente en movimiento, aunque a veces desencadenan tormentas.
No hay amor más sincero que el amor a la comida.
El amor es una comedia en la cual los actos son muy cortos y los entreactos más largos: ¿cómo llenar los intermedios sino mediante el ingenio?.
El amor es tan importante como la comida. Pero no alimenta.
Si las apariencias coinciden con tus deseos, desconfía de tu percepción.
Espantoso juego del amor, en el cual es preciso que uno de ambos jugadores pierda el gobierno de sí mismo.
Sustituir el amor propio por el amor a los demás es cambiar un tirano insufrible por un buen amigo.
El amor es la actividad de los ociosos y el ocio de los activos.
Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos, con alas para salvarlos.
Lo cierto es que malgastamos nuestra fuerza en la persecución del amor y éste huye igual que un ave.
El amor es un hombre y una mujer que están de acuerdo en un punto y en desacuerdo en todo lo demás.
El remedio más eficaz contra el amor: comer guisantes.
El amor es como una goma elástica que dos seres mantienen tirantes, sujetándola con los dientes; un dia, uno de los que tiraban se cansa, suelta, y la goma le da al otro en las narices.
El amor, el tabaco, el café y, en general, todos los venenos que no son lo bastante fuertes para matarnos en un instante, se nos convierten en una necesidad diaria.
Las mujeres aman, frecuentemente, a quien lo merece menos; y es que las mujeres prefieren hacer limosna a dar premios.
El amor es como la fortuna: no le gusta que le vayan detrás.
El amor es la eterna historia del juguete que los hombres creen recibir y del tesoro que las mujeres creen dar.
Porque son uno y lo mismo los memos de tus amantes, el bestia de tu marido.
Cuando un hombre dice a una mujer que la ama, ella, por poco sólidas que le parezcan las bases de este sentimiento, sin razonarlo, se siente impulsada a tomarlo por verdadero, lo cree siempre.
El amor nunca muere de hambre; pero sí muchas veces de indigestión.