Frases de amor divertidas

Ordenar por:
Frases de amor divertidas
Mientras el hombre se tortura pensando cuáles serán las reacciones de la mujer amada, ella se tortura pensando cómo es que él tarda tanto en manifestarse.
Me molesta que dudes de mí cuando te digo que soy un marciano enamorado de la brisa de la vida.
Me encanta cuanto te tomas unas copas de más, porque me dices cosas bonitas, o eso es lo que traduzco de lo que me dices.
Busqué en Google: "Amor de mi vida" y me salió: Quizás quiso decir: "Forever alone".
El amor tiene los mismos efectos que un terremoto: breves temblores, desconcierto y algún que otro llanto. Cuando pasa, lo único que deja es desorden, destrozo y la incógnita de cuándo volverá a suceder.
Cuando te vi hacer tirarte a la piscina de cabeza con ese gran estilo 'plancha' supe que quería ser tu trampolín.
No es que el hombre y la mujer hablen distintos idiomas, es que aportan distintos matices a un adverbio: El "ya termino de arreglarme" es un "mañana" y el "cariño, ya lo arreglaré después" es un "nunca".
Para que una relación funcione no hay que entregar la libertad, pero sí es conveniente aprender a plegar las alas.
El día que te conocí estabas tirada en un banco del parque tostándote al sol, me llamaste la atención por hacerte sombra y me lanzaste un botellín de agua a la cabeza...pensé, ¿a 40º es posible enamorarse?.
Las relaciones son como una Coca-Cola. Si no las saboreas y disfrutas en su momento, terminan perdiendo las burbujas y la fuerza.
Desde que estoy enganchado a la rueda del amor, me veo más guapo, alto y lozano...será tu madre morena...
El amor debería ser como el sarampión: una vez pasado, tendríamos que estar inmunizados a sus efectos para el resto de la vida.
A cierta edad, un poco por amor propio, otro poco por picardía, las cosas que más deseamos son las que fingimos no desear.
Los amores son como las setas, que no sabe uno si son venenosas hasta que ya las ha comido y es demasiado tarde.
El amor es como una noria: unos días estás abajo y otros arriba.
Se supera a los demonios con algo llamado amor.
Cuando lo que esperabas del amor, no es mentira, engaño, ni traición, menuda decepción.
Para el hombre, como para el pájaro, el mundo ofrece muchos sitios donde posarse, pero nidos solamente uno: su casa.
El amor es un verdadero acceso de fiebre, con la diferencia de que ésta comienza con frío y termina con ardor, mientras que el amor sigue el camino contrario.
Disfrutar de todos los placeres es insensato; evitarlos, insensible.