Frases de amor a distancia

Ordenar por:
Frases de amor a distancia
Ahora que te conozco, no veo en la distancia más que una oportunidad de amarte aún más.
Pensamos que en la distancia mantendríamos la chispa adecuada pero el viento se encargó de apagar la llama del corazón entre los dos.
Me siento a un 'tuit' de ti.
No hay mayor distancia que la que se siente al estar al lado de quien amas y saber que ni estando justo ahí, puedes habitar en sus pensamientos.
No puedo tocarte. Tampoco puedo verte. Pero puedo sentirte con tanta fuerza que me parece que duermes a mi lado cada noche.
Amarte a 100 MB de velocidad se torna, a veces, distante e indeterminado.
Ni toda la distancia de este mundo puede alejarte de mis pensamientos.
La distancia puede ser la gran prueba que algunos necesitan para reafirmar que el amor que sienten el uno por el otro es verdadero.
La distancia que separa mi pupitre de tu pupitre es un océano inmenso lleno de tempestades.
Sabiendo que la respuesta es un sí, cualquier distancia se acorta, cualquier camino se supera con la motivación del posible encuentro, con la posibilidad de oír por fin "te quiero".
La distancia en el amor parece no tener fin, parece que nunca te acercará a esa persona a la que amas, pero cuando llega el momento todo se olvida y el amor se hace más intenso.
El amor y la distancia son como el agua y el aceite. Sabemos que no terminarán juntos pero removemos, insistimos con fuerza, creyendo que seremos los primeros en culminar victoriosos el experimento.
El amor a distancia es como el aire, sabemos que existe aunque no lo podamos tocar.
El amor verdadero perdura a través del tiempo y la distancia, esto sólo es posible si se logran mantener juntas las gotas de razón que da la mente y al propio corazón con sus latidos.
El amor y la distancia son como el fuego y el viento. A los grandes el segundo los enciende y a los pequeños los apaga.
Te amo, pero nunca te diré te extraño, tampoco te necesito, porque tu siempre estas conmigo sin importar el tiempo o la distancia.
Tú y yo somos como dos estrellas detenidas en el espacio, separadas por la distancia y unidas por el recuerdo.