Enviar frase a alguien especial
Las rupturas son como las picaduras de abeja: al principio duelen a rabiar, luego dejan un molesto escozor y con el tiempo solo queda el recuerdo del lugar donde estuvo clavado el aguijón.
Vista previa