Frases de Miguel de Cervantes Saavedra

Ordenar por:
Frases de Miguel de Cervantes Saavedra
Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta.
Es propia condición del celoso, parecerle magníficas y grandes las acciones de sus rivales.
El amor antojadizo no busca calidades, sino hermosuras.
El amor es todo alegría, regocijo y contento; y más cuando el amante está en posesión de la cosa amada, contra quien son enemigos opuestos y declarados, la necesidad y la pobreza.
El amor es invisible y entra y sale por donde quiere, sin que nadie le pida cuenta de sus hechos.
El amor y la afición con facilidad ciegan los ojos del entendimiento.
Los celos se engendran entre los que bien se quieren, del aire que pasa, del sol que toca y aun de la tierra que se pisa.
Puede haber amor sin celos, pero no sin temores.
Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.
Ésa es natural condición de mujeres - dijo don Quijote-: desdeñar a quien las quiere y amar a quien las aborrece.
El agradecimiento que sólo consiste en el deseo, es cosa muerta, como es muerta la fe sin obras.
Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.
1